Guapeando

"Obviamente, el método de presión a Rosselló no se limitó a esa marcha"

Por Alex Delgado

Nadie puede poner en duda que la marcha del pasado 22 de julio pasado, en la que cientos de miles de puertorriqueños marcharon en el expreso Las Américas para exigir la salida de Ricardo Rosselló de La Fortaleza, ha sido la más grande de la historia. Me sospecho que no llegó a uno o medio millón de ciudadanos, pero ha sido la más grande y punto.

Ese evento, al parecer, dejó con la adrenalina en high a algunos, especialmente a los que buscan protestar por lo que sea. La emoción llega al punto que hubo quien indicó que a Pedro Pierluisi habrían de bajarlo del poder de una forma peor que a Ricardo Rosselló.  No creo que la manifestación pacífica que se celebró ese 22 de julio se repita, por el momento. Menos ahora que el Tribunal Supremo resolvió el caso de Pierluisi.

Obviamente, el método de presión a Rosselló no se limitó a esa marcha. El pedido tuvo de todo: marchas pacíficas, escaramuzas violentas, pedido de movimiento artístico, etc.

No puedo decir que el vandalismo, la violencia y los actos criminales del grupo minoritario fue el puntillazo porque ese tipo de manifestaciones son rechazadas por la ciudadanía, en general, y cuando esos sectores radicales se activan y hacen sus mejores oficios (destruir), pierden apoyo precipitadamente del pueblo, en general.

Los comerciantes del Viejo San Juan afectados tuvieron que sacar de sus limitadas ganancias de esos días para pintar y volver a poner sus negocios al día. La ciudadanía promovió las visitas al casco viejo de San Juan para apoyarlos económicamente un fin de semana. Imagina que esos grupos radicales hagan de las suyas por Thomas Rivera Schatz, por Jenniffer González, Wanda Vázquez, Ramón Luis Rivera Cruz o cualquier persona que se mencione y que no cuente con su aprobación, ignorando que hay una Constitución que establece cómo se hacen las cosas.

La perfección pura no la tiene nadie, pero es lo que demandan. “¡Ah!, es que tiene que haber un PNP o estadista decente que sea gobernador”, Ciertamente. Y popular, independentista o apolítico también. Más que si lo hay, la pregunta es “¿quieren?”. Hay quien dice que Puerto Rico es ingobernable. También hay quien dice: “Es que Puerto Rico es ‘changuito’ y las personas capacitadas , decentes, muchas veces le huyen al servicio público porque no importa cuán decente y capacitado seas, las probabilidades de que te la monten solo porque eres Gobierno son altas”. Si le subes dos chavos a un servicio que no se ha revisado en décadas y que pierde el doble, te llevas la primera plana y eres un abusador; si no hay dinero para el aumento del convenio, entonces el Gobierno “quiere bronca, bronca, bronca ehhh”.

No recuerdo quién fue que mencionó que el doctor Iván González Cancel sería excelente en esta coyuntura histórica. Bastó con mencionar que aspiraría a la gobernación en 2012, cuando hasta demandas de presuntos hostigamientos le sacaron. ¿Cree usted que esos grupos que se oponen a todo no van a agarrarse de hasta haberse comido un PARE para tratar de invalidar a cualquier persona para que asuma la gobernación?

Es innegable que hay sectores que buscan desestabilizar el sistema completo con razones ulteriores y capitalizan hábilmente sobre el hastío (válido) del pueblo hacia los políticos. Estemos claros: la clase política ha provocado este escenario, no los manifestantes, porque abusaron del pueblo por décadas. Las manifestaciones como las del 22 de julio durante el día son necesarias; el vandalismo del grupo minoritario en las noches, no.

Sí, puede haber quien comprenda que “guapeando” es que se consiguen las cosas. Yo difiero. Repito: las marchas multitudianrias pacíficas, lo constante de estas, el que se realizaran en todos los municipios, en Estados Unidos, Europa, en las redes sociales, ¡hasta en aviones! fue mucho más ruidoso que las bombas molotov, los gases lacrimógenos y el vandalismo. Eso no provocó otra cosa que pegarle un tiro a la isla, al turismo y a la imagen de Puerto Rico. ¡Sí! Los asqueantes casos de corrupción y abusos también hacen daño, pero esto no es una competencia infantil de quién hace más daño que quién.

Hay un derecho protegido a protestar, a manifestarse, no a delinquir. El llamado es a que reconsideren el uso de la violencia en las manifestaciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo