Rivera Schatz en el 2020

Opinión de Alex Delgado

Por Alex Delgado

¿Tiene Thomas Rivera Schatz la capacidad para ser gobernador de Puerto Rico? Sin duda. ¿Tiene la capacidad para unir a un pueblo sumamente herido y maltratado por la corrupción, y que requiere de reconciliación con la clase política? Sí. ¿Tiene la voluntad? No lo sé. A veces pienso que tendría que dejar de ser el Thomas Rivera Schatz que hemos conocido por los pasados 20 años.

El licenciado Rivera Schatz es un político sagaz, brillante, y con un carácter fuerte. Dentro de su propio partido le temen y bajan la cabeza cuando él levanta una ceja. También es un líder con el que se puede dialogar, no obstante, el que dialoga con él “tiene que cooperar”, si desea que dicho diálogo dure y sea fructífero. Me refiero a que, si en ese diálogo le disparan, el back fire vendrá más pesado. ¿Se puede negociar con él? Líderes sindicales lo han hecho. Supongo que mientras las cosas sean razonables, si la otra parte suelta, él suelta también. De eso se trata una negociación, ¿no?. El problema es que aquí hay sectores que definen “negociar” con hacer lo que ellos quieren y las cosas no son así.

El futuro electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP) es sombrío de cara al 2020. La desilusión de su propio electorado es demasiado grande y una abstención electoral podría ocurrir, lo que puede darle un triunfo al Partido Popular Democrático (PPD). Eso ocurrió en el 2008 con Aníbal Acevedo Vilá. Ciertamente, los escenarios son distintos porque en el 2008 el político en controversia era el candidato. En esta ocasión, el político en controversia abandona su cargo mañana y se va de la isla. Habría que ver las controversias de Rivera Schatz. Ante un electorado sumamente sensitivo, éste debe dejar su estilo polarizante y convertirse en un diplomático, un hombre de estado, un conciliador, si busca prevalecer en el próximo evento electoral. Aún dentro de mis dudas, creo puede hacerlo.

Rivera Schatz con la presidencia del PNP y la gobernación en sus manos, sería game over para Jennifer González como candidata a la gobernación en el 2020. “Tommy” tendría control total respecto a la aspiración a la gobernación por el PNP. También pienso que González le da seria consideración a dos cosas: la fragilidad del PNP de cara a las elecciones, y a que tiene su silla en Washington casi asegurada para el 2021, si no ocurre un escándalo alrededor de su figura. Es joven y no debe tener prisa. Sin embargo, en caso de que los fantasmas de la corrupción se acerquen a Rivera Schatz, ella estará lista para asumir la candidatura. Por el momento no veo ese escenario… por el momento. Y no es que sepa que vaya a pasar algo. Es que sencillamente si algo hemos aprendido de lo ocurrido, es que un día eres la persona con mayor poder en Puerto Rico y en dos semanas te quedas solo, sin poder y sin trabajo.

Estas elecciones serán algo impredecibles. En el PPD también habrá primarias para la candidatura a la gobernación entre las dos facciones: la derecha pro Estados Unidos y la izquierda independentista. Roberto Prats y Eduardo Bhatia representan la relación con los norteamericanos, mientras Carmen Yulín Cruz y Charlie Delgado representan la independencia de Puerto Rico, con alguna relación con Estados Unidos, lo mismo que propone el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Finalmente, pienso que la primaria del PPD puede definir el triunfo o derrota de “Tommy”.

Es decir, si Carmen Yulín es la candidata del PPD, será muy difícil que los PNP y/o estadistas se queden en su casa, aún con la desilusión que tengan.

Si a eso le sumamos la intención del PNP de volver a mezclar un plebiscito con las elecciones, sería otro punto a favor de esa estrategia para el get out the vote PNP e intentar prevalecer en el 2020.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo