De errores a horrores

Lee la columna del representante Dennis Márquez

Por Denis Márquez

La tarde del miércoles el gobernador de Puerto Rico nos inundó —en el supuesto mensaje de situación del Estado— con un catálogo de promesas falsas, estadísticas manipuladas y estribillos de campaña, convirtiendo el hemiciclo de la Cámara de Representantes en una tribuna más del carnaval electorero, de cara a las elecciones de 2020.

Comenzó con la retórica de estadísticas manipuladas de un crecimiento de 3 % en la actividad económica y una baja en la tasa de desempleo al 8.8 %.  El anuncio de actividad económica es un cinismo mayor, ya que la comparación es contra el año 2018 en el cual el país se recuperaba del mayor desastre natural en su historia moderna, tras los pasos de los huracanes Irma y María. Por otro lado, reclamar una baja en la tasa de desempleo no es más que un espejismo, ya que en el ámbito laboral, la estadística más importante es la de la participación laboral, que se encuentra actualmente en picada, con un 40 % de participación a pesar de la gigantesca ola de emigración en la cual estamos sumergidos.

En el tema de salud, anunció con bombos y platillos que en su modelo de salud Vital los pacientes tienen “el poder de escoger a su asegurador y proveedor, sin limitaciones por barreras geográficas…”, pero no menciona la realidad de la salud en Puerto Rico, que es que 400 mil personas están sin plan médico y anualmente se radican más de 1,250 querellas por denegación de servicios.  El problema del gobernador es que no reconoce que la crisis del sistema de salud son los planes médicos y su afán de lucro, que han convertido a la salud en un negocio más. Sacar a las aseguradoras y convertir nuestro sistema en universal, con el Gobierno como  pagador único, es la solución, y se la presentamos al país mediante el Proyecto de la Cámara 1253. 

Admite errores y habla de aciertos

El gobernador Ricardo Rosselló prometió acceso gratuito a la universidad, pero no mencionó a la Universidad de Puerto Rico. Volvió a plantear un referéndum de estadidad sí o no

En el tema de educación, promete el gobernador tabletas y laptops para todos los estudiantes, pero la realidad es que no pueden ni brindarles evaluaciones, terapias y ubicaciones adecuadas a los estudiantes de Educación Especial. Promete un plan de ahorros para estudiantes, cuando a lo que se ha dedicado su Departamento de Educación es a cerrar más de 400 escuelas sin otra explicación que no sea la “situación fiscal”. 

Propone “implantar el derecho de acceso gratuito a la universidad a quienes cualifiquen por sus méritos y credenciales” cuando lo que ha hecho con la UPR es reducir su presupuesto, poniendo en juego sus acreditaciones, proponer cerrar recintos, eliminar ofertas académicas, aumentar la matrícula, eliminar las exenciones y destruir su sistema de retiro, en contubernio con la Junta de Control Fiscal.

Hablar de proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático cuando eliminó múltiples reservas naturales mediante orden ejecutiva, viabilizó la ley para depositar las cenizas de carbón en los vertederos, aprobó una ley de permisos que viabiliza la siembra de cemento por todo el país y se niega a aprobar nuestra propuesta de Ley de Costas (PC 137), es otro ejemplo de la falta de contenido en un mensaje de promesas de campaña —pagado con fondos públicos— que contrasta con sus acciones concretas.

El gobernador, en su mensaje lleno de promesas huecas y genéricas, aceptó que “ha cometido y cometerá errores”. Desafortunadamente para el pueblo de Puerto Rico, las nuevas propuestas del gobernador nos llevarán de errores a horrores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo