Compromiso cumplido con la educación

La iniciativa es aparte de una nueva estrategia abarcadora

Por Alejandro Figueroa

Esta semana, el gobernador Ricardo Rosselló y la secretaria de Educación Julia Keleher anunciaron la implementación de una iniciativa que les otorgará la permanencia a unos 2,500 maestros transitorios. El esfuerzo se une a otro sinnúmero de transformaciones en el Departamento de Educación, como la aprobación de la reforma educativa, el Programa de los Vales Educativos, el lanzamiento de las cuentas de ahorro – Cuentas Mi Futuro— y el primer aumento en años para la clase magisterial.

La iniciativa es aparte de una nueva estrategia abarcadora de manejo de talento en el Departamento de Educación mediante la cual se pretende asegurar que el capital humano del Departamento se caracterice por ser de alta calidad; manejar los recursos humanos de manera que permita que cada escuela tenga una facultad completa; y permitir que el Departamento pueda identificar los recursos necesarios, de forma que puedan realizar los reclutamientos estratégicos.

La gestión del talento incluye, entre otras cosas, identificar los recursos necesarios en las escuelas, reclutar maestros según las necesidades, planificar programas de desarrollo profesional, ofrecer desarrollo profesional para el aprendizaje continuo enfocado en prácticas específicas, y retener el talento a través del tiempo mediante el ofrecimiento de beneficios y oportunidades de crecimiento.

Al otorgar permanencia a gran parte de los maestros que trabajan de manera transitoria, Rosselló termina con la incertidumbre que ha permeado para estos miles de maestros durante las últimas décadas.  Veamos el detalle. 

Según los datos de matricula proyectada que refleja el sistema de matrícula en línea, la necesidad de maestros proyectada ronda en los 27,200.  Al momento, el Departamento de Educación cuenta con unos 23,000 maestros permanentes; lo cual refleja una necesidad de 4,200 maestros adicionales, ya sean transitorios o permanentes.

Al realizar el análisis con miras a proveer certeza a la mayor cantidad de maestros y, a su vez, cumplir con los compromisos presupuestarios, la Administración Rosselló determinó que, en una primera etapa, la permanencia podría brindársele a un poco más de la mitad de los maestros transitorios, esto habiendo validado que hay dinero en el presupuesto para otorgar estas permanencias y que, por ende, no se requiere autorización de la Junta de Supervisión Fiscal.

Es un hecho irrefutable que no tiene sentido que se lleve a cabo un proceso de contratación anual, en un período de tiempo corto, mediante el cual se renuevan continuamente los contratos de los transitorios. Esto no solo no es justo para el maestro, sino que crea incertidumbre en la comunidad escolar.

Con esta iniciativa se continúa promoviendo el trato digno al maestro y se fomenta el manejo efectivo del talento. Al profesionalizar a los maestros que han brindado años de servicio, incluido el otorgamiento de beneficios y una garantía de empleo, se le empieza a hacer justicia a la clase magisterial, que tanto le ha dado a la patria. 

Por fin, estaremos asegurando, de una vez y por todas, que los estudiantes tengan maestros para todas las materias al comienzo del año escolar y, de esta manera, propiciaremos el inicio de un año escolar en 2019 más ordenado y con mayor sincronización operacional. Rosselló prometió un sistema educativo centrado en el estudiante y mejores condiciones para los maestros. Con esta iniciativa de la secretaria Keleher, Rosselló cumple su compromiso y sigue adelante con la transformación de nuestro sistema educativo y la educación de los nuestros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo