Por un consenso necesario

Lea la opinión de Denis Márquez

Por Denis Márquez

Desde enero de 2017, el Partido Independentista Puertorriqueño fijó nuevamente su posición legislativa sobre cuál debería ser el proceso para iniciar la urgente descolonización de Puerto Rico, cuando en el Senado y la Cámara radicamos los proyectos de ley 125 y 133, respectivamente. Ambos proyectos tienen el propósito de convocar una elección especial mediante la cual el pueblo de Puerto Rico elegiría una Asamblea de Estatus, considerando que es el mecanismo más democrático y efectivo para exigirle al Congreso que defina las alternativas de estatus que sean aceptables y avaladas luego de un proceso de negociación con cada una de las delegaciones representativas de las diversas propuestas de estatus.

Como señalamos en los proyectos “[l]a esencia de la Asamblea de Estatus que se propone en esta ley es la de actuar en una función dual. En primer lugar, como entidad colectiva, será la representante autorizada del consenso alcanzado por el Pueblo de Puerto Rico para requerirle al Congreso de Estados Unidos que conteste precisando las alternativas de estatus ‘no coloniales, ni territoriales’ que están dispuestos a avalar”. La radicación de estos proyectos, además de su importancia política, fueron una advertencia y un imperativo de la necesidad de la descolonización ante las acciones  funestas que sabíamos que se llevarían a cabo por parte de la Junta de Control Fiscal, que es la manifestación más burda del colonialismo, siendo el proceso político la alternativa para acabar con dicha institución.

La mayoría legislativa no le dio paso a nuestras propuestas, radicaron y aprobaron un plebiscito con las alternativas de estadidad y soberanía y, a pesar de nuestras objeciones y advertencias, incluyeron al ELA colonial como alternativa, lo que provocó un amplio y masivo boicot a dicho proceso, que resultó en una participación electoral bajísima y una derrota política al PNP.  Por ello, no es extraño el contundente rechazo de los resultados de esa consulta en el Congreso de los Estados Unidos.

Recientemente, anunciaron el gobernador y su conferencia legislativa la propuesta de un nuevo plebiscito “estadidad sí o no”.  Esta propuesta tiene la consecuencia directa de aliviarle momentáneamente a los populares su incapacidad de definirse y de tener que presentarle al país una propuesta de estatus. Además, tan recientemente como esta semana, desde el Senado de los Estados Unidos les advertían a los estadistas que no existe ni un consenso, ni una mayoría para impulsar la estadidad para Puerto Rico, por lo cual este plebiscito tiene la terrible consecuencia de darle respiración artificial al colonialismo y al inmovilismo en Puerto Rico.

Desde el PIP hemos continuado impulsando ideas para descolonizar a Puerto Rico. Presentamos en la Cámara el y Senado los proyectos 1714 y 1053 para celebrar una consulta en la que el pueblo de Puerto Rico reclame y exija, de manera directa, la eliminación de la Junta de Control Fiscal impuesta mediante la Ley Promesa, y exigir al Congreso de los Estados Unidos que ponga en marcha un proceso de libre determinación política que le ponga fin al régimen colonial en Puerto Rico.  Para salir de la crisis económica y social en la que está inmerso el país, tenemos que iniciar un proceso descolonizador, que obligue al Congreso y a los inmovilistas a definirse, y para ello, siempre estaremos disponibles y dispuestos a discutirlo y trabajarlo en búsqueda de un consenso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo