Cambio vital

Lea la columna de opinión de Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Esta semana, el gobernador Ricardo Rosselló anunció que la agencia federal conocida como Centros para Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) otorgó su aprobación al nuevo plan Vital y los cambios al modelo de prestación de servicios del plan de salud del Gobierno que sirve a unos 1.3 millones de puertorriqueños.

La aprobación por parte del ente federal que atiende los asuntos de salud de las poblaciones más vulnerables de la nación es una muestra de credibilidad y confianza en cuanto a este nuevo modelo de salud.

El modelo que había estado vigente hasta la entrada en vigor de Vital, llevaba en función aproximadamente 25 años y se hacía imprescindible implementar cambios para ajustarse a las necesidades de los pacientes puertorriqueños. Dicho modelo establecía la aseguradora que brindaría la cubierta al paciente a base de su lugar de residencia sin oportunidad a cambiar ni de aseguradora ni de proveedores de salud. Es decir, no se le permitía al paciente escoger a la aseguradora y red de proveedores (médicos, hospitales, laboratorios, terapistas, etc.) forzando al paciente a permanecer con dicha aseguradora sin importar su satisfacción y necesidades médicas.

En cambio, Vital pone en manos de los pacientes el derecho a decidir cuál asegurador y cuáles proveedores de salud responden mejor a sus necesidades al eliminar las ocho regiones en que estaba dividida la isla y establecer una sola región en la cual compiten todas las aseguradoras que participan del plan del Gobierno. Con la nueva cubierta, el paciente puede escoger entre cinco aseguradoras y sus proveedores de salud como médicos, laboratorios, terapistas y hospitales, entre otros.

Además, cada asegurador tiene que tener una red de servicios en todo Puerto Rico para permitir mayor movilidad y opción a los pacientes. Por otro lado, las aseguradoras vienen obligadas a competir por los pacientes, lo cual las fuerza a ofrecer más y mejores servicios, ya que no tienen una asignación de pacientes garantizada. De esta forma, se crea la competencia para que las aseguradoras diseñen servicios que respondan más eficientemente a las necesidades del paciente.

A su vez, para incentivar que las aseguradoras identifiquen y traten enfermedades crónicas como cáncer, diabetes, asma y otras enfermedades mentales, renales y cardiacas, la estructura de pago a los planes médicos ha sido estructurada de forma que las primas para estos pacientes sean más altas. De esta forma, se elimina el diseño que desincentiva el identificar y tratar a pacientes con enfermedades crónicas o severas.

Bajo el mecanismo de libre selección del plan Vital, los pacientes tienen hasta el 31 de enero de este año para solicitar cualquier cambio de asegurador y así poder usar otra red de proveedores. Según cifras provistas por ASES, al presente, más de 450,000 pacientes han optado por cambiar de asegurador, lo que evidencia la importancia de ese derecho de selección que los pacientes no tenían bajo el plan de salud del Gobierno.

Cabe recalcar que la decisión de CMS en cuanto al plan Vital brinda acceso inmediato a los más de $400 millones en fondos federales asignados por el Congreso para estos fines, de manera retroactiva al 1.o de noviembre de 2018 de modo que el financiamiento del plan provisto por ASES durante el transcurso del proceso de aprobación queda repagado de manera instantánea.

La aprobación de CMS se da luego de un proceso en el que fue necesario evidenciar al ente federal el cumplimiento con las regulaciones vigentes. Esto es otro paso más en la dirección correcta de la administración Rosselló en pro del bienestar de la salud física y mental de más de un millón de puertorriqueños. En ese sentido, la administración se apunta una en el marcador de “EJECUCIÓN”, siendo esa la consigna del gobernador para el 2019.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo