Opinión: Estrategia demócrata

Lea la opinión de Alejandro Figueroa

Por Alejandro Figueroa

Alentados por su nueva mayoría en la Cámara de Representantes, los demócratas están comprensiblemente ansiosos por ejercer su poder.  Algunos miembros de la Cámara de Representantes creen que la forma de hacerlo es con una agenda agresiva y marcadamente partidista dirigida tanto a atacar al presidente Trump por su comportamiento desajustado como a exigir una acción inmediata en la legislación prioritaria para ellos.

Una nueva encuesta comisionada por el Progressive Policy Institute (PPI) y realizada por Expedition Strategies sugiere que esta estrategia es la fórmula para el fracaso. Para ganar en 2020, los demócratas deben resistir el impulso de convertir la Cámara de Representantes en la nueva sede de la resistencia anti-Trump o iniciar batallas sobre las prioridades legislativas favorecidas por los liberales del partido que no tienen ninguna esperanza de aprobación.

La buena noticia para los demócratas es que disfrutan de una ventaja natural rumbo al 2020. El estudio de PPI encontró que el 48 % de los votantes se identifican como demócratas o como independientes que se inclinan por los demócratas, mientras que el 39 % dijeron que son republicanos o republicanos “light”. El 13 % restante se clasificaron como verdaderos independientes sin lealtad a ninguno de los partidos.

Los moderados, sin embargo, son una parte importante y crucial de esta nueva coalición demócrata. La encuesta encontró que una pluralidad de votantes, el 44 %, se describe a sí mismo como “moderado”, en comparación con el “24%”, que dice ser liberal, y el 32 %, que se identifica como “conservador”. Un 62 % de los independientes también se ven a sí mismos como moderados.

Estos moderados, además, fueron quienes decidieron las elecciones de 2018. Los liberales representaron el 46 % de los votos de los demócratas de la Cámara de Representantes en 2018, mientras que los moderados representaron el 43 %. El Partido Republicano, por otro lado, sufrió una deserción masiva de moderados. Mientras que el 34 % de los votos de Trump en 2016 provinieron de votantes moderados; solo el 29 % de los votos para los miembros de la Cámara de Representantes Republicanos provinieron de moderados, una caída de cinco puntos porcentuales que fue suficiente para cambiar a muchos distritos de rojo a azul. En ningún lugar fue más evidente esta deserción que en los escaños de la Cámara de Representantes elegidos por los demócratas en los distritos que habían votado por Trump en 2016.

Para mantener su mayoría, los demócratas deben dar prioridad al tipo de agenda que ganará la lealtad a largo plazo de estos moderados, independientes y voto flotante. El apoyo de los centristas podría verse comprometido por una agenda legislativa hiperpartidista en el Congreso o por investigaciones al estilo de Benghazi, de Trump, con el objetivo de estimular la base liberal del partido.

En lugar de centrarse en una resistencia anti-Trump, los demócratas deben mostrar a los votantes que pueden lograr algo. Deberían presentar proyectos de ley sobre asuntos que les interesan a los votantes y que tengan la posibilidad de ganar apoyo bipartidista, y demostrar su compromiso para que el Gobierno federal vuelva a funcionar. Deben trabajar alrededor de Trump para ganarse la confianza a largo plazo de los votantes y construir una mayoría gobernante duradera.

A pesar de las marcadas diferencias en temas como la inmigración y la atención médica, los republicanos y los demócratas están de acuerdo —más que en desacuerdo— sobre la reforma de la justicia penal, la inversión en infraestructura y más capacitación para equipar a los trabajadores para una economía cambiante. Y, como ha demostrado la legislación recientemente aprobada para combatir la crisis de opioides, ambas partes pueden reclamar el crédito por un logro genuino que podría salvar a miles de vidas estadounidenses.

Algunos demócratas de tendencia izquierdista dirán que este enfoque es demasiado centrista para atraer a los votantes jóvenes y los progresistas del partido a las urnas en 2020. Pero asumen erróneamente que una agenda “audaz” siempre debe ir hacia la izquierda, y que el populismo come fuego es la única alternativa para entusiasmar a los votantes, especialmente a los más jóvenes.

La idea no es abrazar un centrismo de división de diferencias que no emocione a nadie. Eso no funciona, ya que los demócratas aprendieron a disgustarse en 2016. Más bien, lo que necesitamos son candidatos demócratas y legisladores que adopten el “pragmatismo radical”, grandes ideas que son prácticas y tienen el potencial de convertirse en ley. Necesitamos un enfoque de la gobernanza que esté orientado hacia resultados, no ideología.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo