Opinión: ¿Cuán SAD estás?

Lea la opinión de Marta Michelle Colón

Por Marta Michelle Colón

El trastorno afectivo estacional (SAD) es real, e incluso conocemos muchas personas que, en efecto, lo experimentan año tras año. La realidad es que, aunque los días sean más cortos y la oscuridad llegue más temprano, no tenemos que sentirnos más tristes, solos o nostálgicos. Algunas técnicas recomendadas para sentirnos más felices y saludables pueden ser:

1. Ser generosos. Algo que no requiere ser millonario o tener muchos recursos. Aquellos que ofrecen apoyo voluntariamente (sin esperar reconocimiento) son mucho más felices que las personas que no practican la generosidad. Y para lograr impacto, solo necesitamos brindar un cumplido, brindar la mano en un proyecto, dar propina, contestar un correo electrónico, brindar palabras de aliento, entre cientos de otros.

2. Optimizar el entorno para lograr más salud. Elementos sencillos son utilizar olores de canela, china o jengibre en el hogar; crear un joy kit que recoja momentos especiales,  desde una foto, hasta un boleto de cine; utilizar una taza con un mensaje que nos recuerde por qué podemos dar gracias y sentirnos bien; o hacer resaca de los 300 libros en nuestro armario que ya leímos, y que, en una biblioteca o en la casa de otros, pueden tener mejor uso.

3. Crear conexiones con otras personas, al menos seis horas al día. La realidad es que tomarnos fotos con gente y compartirla en redes no cuenta (tampoco cuentan los correos electrónicos y mensajes de texto). Lo que realmente tiene un impacto es tener conversaciones e interacciones con propósito y hacer un esfuerzo consciente para interactuar cara a cara con la gente.

4. Reunir a la gente, ya que facilitar la cohesión social de manera creativa e intencional crea un fuerte sentido de comunidad y optimismo. La comida es la vía ideal para esta cohesión e inclusión, así que anímate y junta a colegas, familiares o amigos planificando un desayuno, un almuerzo o una junte de “sorullo”, donde cada cual trae lo suyo.

5. Considera tu propósito, y reconoce: ¿con qué frecuencia utilizas tus fortalezas y habilidades para promover el cambio positivo? Investigaciones demuestran que reflexionar sobre nuestras habilidades y utilizarlas mejora nuestro estado de ánimo significativamente. Y claro, ser conscientes de que podemos tener un propósito diario, semanal, mensual, anual y de vida. Lo importante es activar ese 31 % de nosotros que, en muchas ocasiones, duerme. El despertarlo asegura unos resultados extraordinarios.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo