Opinión: El que busca encuentra

Lea la opinión de Lily García

Por Lily García

Siempre he dicho que soy una optimista compulsiva.  Pero tengo que admitir que, a veces, se hace difícil sostener ese optimismo ante la negatividad y la polarización rampantes no solamente en Puerto Rico, sino a nivel global. ¿Cómo lo hago?  Busco agarrarme de historias que me conmuevan al recordarme que queda mucho bueno todavía en nosotros.

Hace unos días, me emocionó una foto que se tornó viral de la asistente de vuelo lactando el bebé de una de las pasajeras.  La criatura no dejaba de llorar y la madre no había traído suficiente fórmula para alimentarlo. La empleada de la línea aérea, madre lactante de una bebé de nueve meses, le ofreció darle el pecho al bebé y la madre aceptó. Fue un acto de generosidad que me recordó que, si observamos, siempre vamos a descubrir que tenemos más en común que aquello que nos separa.

Mientras tanto, en un hospital de St. Louis, Misuri, un grupo de enfermeras y enfermeros celebraban que se habían ganado en pote diez mil dólares en la lotería.  Aun cuando no queda mucho después de dividirlo entre unas veinte personas, ese regalito extra siempre viene bien en esta época navideña.  El grupo, sin embargo, decidió donarles el dinero a dos compañeras quienes habían tenido pérdidas significativas en esos días.  A una se le había suicidado un hijo y la otra había perdido a su marido víctima del cáncer. La solidaridad y la empatía siguen vivas.

Y acá en Puerto Rico, luego de una charla que ofrecí recientemente, me obsequiaron una caja con dos botellas de sangría hecha en la isla. 

Mi amiga Liliana, presidenta de la Asociación de Productos de Puerto Rico me comentó que, a pesar de que las sangrías son competencia entre ellas, los fabricantes decidieron unirse para compartir un empaque que mercadeara sangría hecha en Puerto Rico.  Me pareció tan hermoso que estos dos empresarios escogieran la colaboración por encima de la competencia, demostrando verdadera conciencia de prosperidad.   

Los invito a que busquen y encuentren historias de esperanza y se agarren de esas pruebas de que todavía, de los buenos, quedamos muchos.   

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo