Opinión: Betances "El Antillano"

Lea la opinión del representante Denis Márquez

Por Denis Márquez

Desde enero de 2017, he radicado cientos de medidas legislativas de todo tipo, desde el proyecto en defensa de las costas de Puerto Rico, un plan universal de salud, medidas para proteger a empleados públicos y trabajadores en el sector privado, hasta resoluciones de investigación sobre diversos asuntos en la gestión pública. Además, ante la realidad colonial de Puerto Rico y su manifestación más burda, la Junta de Control Fiscal, radiqué las importantes medidas para encaminar una asamblea de estatus y una consulta para rechazar a la Junta de Control Fiscal.

Como parte de las actividades en conmemoración del 150 aniversario del grito de Lares, organicé una actividad para estudiantes de escuelas superiores. Esta consistió en una charla sobre la historia del grito de Lares a cargo del profesor José Enrique Laboy y la presentación del documental El Antillano, del cineasta Tito Román, sobre la figura fundamental del doctor Ramón Emeterio Betances.

Betances, el padre de la Patria, fue una de las figuras más importantes en la historia de Puerto Rico y del Caribe. Fue independentista, abolicionista y principal artífice del grito de Lares, además de ser parte clave de los procesos de independencia de Cuba, Haití y la República Dominicana. Betances fue también médico y, por sus obras a favor de los necesitados, era conocido como el “Médico de los pobres y los negros”. Fue también diplomático, poeta y novelista. Sirvió como representante y contacto de las Antillas en París, Francia.

Betances es para Puerto Rico el equivalente a José Martí y Juan Pablo Duarte para Cuba y República Dominicana, respectivamente, y su vida e historia se conoce por toda la región del Caribe. Desafortunadamente, Betances ha sido invisibilizado por la historia oficial de Puerto Rico. En el largometraje El Antillano, se presenta la biografía del prócer puertorriqueño y nos lleva de una manera refrescante y atractiva para la juventud a conocer la vida y gesta del padre de la Patria.

En la actividad, el cineasta Tito Román ofreció gratuitamente como su “regalo” a la juventud de Puerto Rico dicho documental, para que sea incluido en el curso de Historia de Puerto Rico y exhibido en las escuelas públicas del país.

Hace mucho tiempo que el Departamento de Educación debería presentar este documental en sus escuelas, igual que muchos otros que se son parte del quehacer social y cultural de Puerto Rico. Ejemplos de ellos son Las carpetas, de Maite Rivera Carbonell; Las huellas de Nilita, de Juan Carlos García; 1950, de Manuel Dávila Marichal y Nuyorican Básquet, de Ricardo Olivero, entre muchos otros más. Para ello no es necesario legislación, lo que hace falta es voluntad y una mirada transformadora a nuestro sistema de educación.

No obstante, ante la miopía educativa de Educación y sus políticas de rechazo a lo nacional, radiqué la Resolución Conjunta 408 para ordenar al Departamento a incluir como parte del curso de Historia de Puerto Rico de Escuela Superior, la exhibición del documental El Antillano.

Esta medida no solo le hace justicia a la historia y biografía de Betances, sino que le brindaría una gran oportunidad a nuestra juventud de conocer los valores de quien fuera el precursor y promotor de lo que somos y aspiramos a seguir siendo: puertorriqueños. Es una obligación del Gobierno recibir este regalo y reconocer el gran valor que la exhibición de El Antillano significará para los estudiantes de escuela superior.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo