Opinión: Jossie

Lea la opinión del abogado y periodista Leo Aldridge

Por Leo Aldridge

El senador Aníbal José Torres será, dentro de poco, el nuevo presidente del Partido Popular Democrático (PPD), y eso puede ser bueno y malo para esa colectividad.

Jossie es el popular por excelencia. El hombre institucional. El que la gente asocia con la “disciplina” de partido. Si Jossie tiene algún tatuaje, probablemente es de la Pava y en rojo chillón. Tiene mucho cariño entre los populares y se ha ganado el respeto de todos los puertorriqueños, independientemente de ideologías.

Cuando Jossie denuncia algún hecho, carga más peso que cuando otros políticos lo hacen.

Ha sabido colaborar con la oposición del Partido Nuevo Progresista y se le reconoce la elegancia en el trato cuando estaba en mayoría el cuatrienio pasado. Tampoco ha perdido el tiempo en el Senado. Lideró, como portavoz de la entonces mayoría popular, la investigación legislativa relacionada con la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), que fue aplaudida por todos los bandos.

Eso todo es positivo.

Pero, precisamente por ser él tan institucional, tan aferrado al partido y sus tradiciones y procesos, podría dejar estancado en el pasado al PPD en el momento que más necesita un jamaqueón desde la raíz. Importantes líderes como la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá piden a cuatro vientos que se obvien los procesos del reglamento y se vaya directamente al pueblo a escoger el liderato de la Pava.

Jossie, siendo tan institucional, tendrá que enfrentarse a su exjefe político, Acevedo Vilá, si el exgobernador insiste en fiscalizar al PPD desde los medios de comunicación y no desde adentro. De hecho, en el programa radial del exgobernador en Radio Isla, Jossie _que es invitado frecuente— confrontó a Acevedo Vilá sobre su insistencia en criticar al partido desde afuera y no dentro de los organismos existentes. Ese reciente episodio es buen indicio de que Jossie será su propio hombre y no les cargará las maletas a otros con aspiraciones a la gobernación.

Pero Jossie está acostumbrado a ser segundo. Fue secretario de la Gobernación de Acevedo Vilá. Fue portavoz de mayoría bajo la presidencia senatorial de Eduardo Bhatia. De hecho, muchos con aspiraciones a la gobernación en el PPD lo consideran atractivo para la presidencia precisamente porque no lo ven como un reto, ya que él mismo ha procurado dejar establecido que no busca ser gobernador en 2020.

En esta ocasión, como presidente del PPD, ya a Jossie, finalmente, no le toca ser segundo de nadie. Aunque no aspire a la gobernación —o precisamente por ello— podrá darle orden y coherencia administrativa al PPD. Debe seguir lo bueno que haya hecho Héctor Ferrer, pero no debe verse a sí mismo como que, necesariamente, debe continuar ese estilo u obra. Tiene que dejar de ser segundo y agarrar el toro —o la Pava— por los cuernos.

Jossie puede ser el amigo componedor dentro de un partido en que mucha gente no puede verse las caras, donde coexisten dos o tres ideologías diametralmente distintas, donde los egos y aspiraciones individuales entorpecen cualquier labor en equipo. Es una tarea ingente, pero Jossie —si finalmente deja de ser segundo e internaliza que es él y nadie más quien preside el PPD— puede lograrlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo