Opinión: Ganas, hábitos y motivación

Lea la opinión del periodista Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

En Puerto Rico, poco se está haciendo para promover herramientas de comunicación efectivas que redunden en beneficio a largo plazo. Tenemos niños metidos en sus tabletas y móviles que apenas hablan, y cuando pretenden comunicarse con sus familiares, los regañan y les dan sus niñeras tecnológicas. Esta muy bien que el niño aprenda desde muy temprano el funcionamiento de la tecnología, pero hablar y expresar emociones también es fundamental. Celebro cada vez que un padre coloca en las redes sociales la compra de un libro y cómo su hijo lo devora.

Es cuestión de ganas, hábitos y motivación para comprender el valor de la lectura en la vida profesional futura. Constantemente, les pregunto a los futuros periodistas cuál libro están leyendo, y me entristece conocer que son pocos los que se preocupan por leer literatura. Es sencillo: si no lees, no podrás escribir ni comunicarte. Y al periodista que no hace el hábito de leer no se le puede llamar periodista. Se convierte en un recibe comunicados de prensa mal escritos y transmitidos a la sociedad sin valor analítico. El problema de falta de hábito comienza en la niñez y los primeros pasos que se dan en la escuela. Por eso, cuando nuestra flamante secretaria de Educación, Julia Keleher, habla de transformación, la escucho atentamente para tratar de entender si ha identificado los graves problemas que tiene nuestro sistema de educación pública. La falta de hábitos de lectura y la motivación para lograr una comunicación efectiva son dos de las fallas.

La lectura transforma nuestra visión global y el verbo. No hay que ser un experto académico para identificar y reconocer las fallas que tiene el sistema educativo del país. La innovación comienza en ese proceso comunicacional. Los niños necesitan herramientas para comunicar sus experiencias, para educarse y opinar. Todas las disciplinas educativas necesitan innovación comunicacional. Fíjese que, si cultivamos niños comunicadores, tendremos creatividad. Cada vez que, en las escuelas no escuchan al estudiante, matamos la creatividad. El sistema educativo en Puerto Rico se está convirtiendo en una especie de fábrica que no cambia métodos de enseñanza, no supervisa adecuadamente quiénes imparten la educación y no escucha a los alumnos. Sé que las intenciones de transformación están presentes en los equipos de trabajo que se forman cada cuatro años. Sin embargo, allí se quedan cuando la política carcome la intención.

Realmente, cuando las administraciones de gobierno no llegan a las expectativas de innovación anunciadas en el sector educativo significa que le han fallado a los estudiantes. Un país educado rinde beneficios en todos los sectores de la sociedad. No es cuestión de ser rico o pobre, es de ofrecerles las herramientas para que puedan descubrir sus posibilidades y talentos. El modelo de escuela que proyecte cambios, por ejemplo, en la tecnología, aporta a la transformación del sistema educativo. El modelo de escuela que acepta la lectura y la escritura como factores indispensables en el crecimiento intelectual del alumno transforma al estudiante en formación. No podemos tener estudiantes que no conozcan nuestros grandes escritores y que ignoren la literatura latinoamericana.

¿Cómo podemos competir internacionalmente si no tenemos herramientas? La escuela tiene que ser un lugar que fomente rutinas de estudio basadas en la lectura, la comprensión y el análisis. Aparte de las preguntas y respuestas, hay que fomentar la comunicación. Niños que opinan y son escuchados se convierten en jóvenes universitarios comunicativos, inclusivos, creativos, con autoestima y autosuficientes. Enseñar es complicado… una tarea titánica, y más cuando hay pocas herramientas. En esta coyuntura donde son más evidentes los cambios sociales, luego de un desastre atmosférico que nos dejó desnudos, persuadir a los políticos no es la solución. Nuestros problemas de enseñanza van mas allá de los resultados electorales, pues necesitamos iniciativas ciudadanas al margen de la vida política.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo