Opinión: Responsabilidad social de los medios

Lea la opinión de la periodista Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

El contenido que se divulga en cada uno de los medios de comunicación masiva incide en la conducta de las personas. La dimensión de impacto es descomunal. Si se midiera cada uno de los mensajes, asombrarían los efectos que tienen en la manera de actuar y hablar de las personas. El poder de persuasión que tienen tanto el mensaje como el mensajero es astronómico. Resulta gratificante cuando se utiliza ese poderío para ayudar a las personas necesitadas y concienciar sobre las injusticias. Los periodistas con credibilidad son indispensables en ese enlace para divulgar la información e identificar la ayuda necesaria. Tienen mayor impacto en la audiencia y una cantidad sustancial de seguidores que pueden también formar parte de esa opinión pública que se necesita para transformar conciencias.

Te podrían interesar:

Dado que los medios de comunicación masivos mueven la forma de pensar de la gente, la dimensión social adquiere mayor importancia. Es decir, los medios de comunicación inciden en la manera de actuar y pensar de las personas. Si incluimos el impacto de las redes sociales, cuyos usos son insuperables, podemos asegurar que imprimen la tendencia de las diversas sociedades. Esta semana, la tan mencionada gárgola ocupó los algoritmos de Facebook. Muchos de mis amigos estallaron en risas con la publicación de dibujos chistosos sobre el asunto. Otros, cuyo sentido del humor se ha visto afectado, la emprendieron contra el mensaje chistoso. Precisamente, ese era el propósito: medir la tolerancia que tenemos a mensajes que nos recuerdan las consecuencias nefastas en todos los ámbitos en que los puertorriqueños hemos sufrido en el último año. No era una prueba científica, pero leer los mensajes que acompañaban las imágenes de la gárgola sentada en una posición privilegiada en la Catedral de Notre Dame en París era asombroso. No solo por la creatividad en la redacción, sino también por el grado de indignación que tiene la sociedad ante los desmadres gubernamentales. Pero, aparte de reírnos, ¿qué hacemos como pueblo para exigir soluciones? Ello es lo mas preocupante, pues no hay opciones a corto plazo. Solo grupos conocidos en ciertos sectores de la sociedad, que son discriminados por pensar distinto. Otros aportan al plan de reflexión y se reúnen para auscultar posibilidades. Tan pronto se reúnen, les ponen sello y etiqueta. Debemos ser inclusivos porque, de lo contrario, el Gobierno solo no lo va a hacer. ¿Estaremos a tiempo? No quiero pensar que ya se pasó el momento de actuar. Si conocemos el poder que tienen los medios de comunicación, incluidas las redes sociales al educar, informar y entretener, entonces podemos ayudar al banco de soluciones. No existe perversidad en emitir una opinión formada sobre un asunto. Escuchar y opinar es un privilegio para el que desea un mejor país. El que se desentienda de los graves problemas económicos, sociales y políticos de Puerto Rico está promoviendo la irresponsabilidad, el pillaje y la deshonestidad.

En vista de que el pueblo está sediento de información y necesita que se le escuche y atienda, es indispensable que la prensa retome la herramienta de informar la denuncia social. Cuando el periodismo asume su responsabilidad en los procesos sociales y se preocupa por encontrar posibles soluciones, se convierte en una parte indispensable en la transformación de los pueblos. Como periodistas, debemos reflexionar sobre cómo podemos ser mas efectivos. Cuando asumimos nuestro cometido, escuchamos, analizamos y promovemos la responsabilidad social, podemos decir que nuestra profesión es parte del vehículo para buscar soluciones. El periodista que esté dispuesto a enfocar su carrera tomando en cuenta ese panorama se convierte en un ente comprometido con la realidad de su país y figura transcendental por su aportación a la transformación social.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo