Columna de Alejandro Figueroa: Una mirada fría a Puerto Rico

El abogado estadista y estratega político, Alejandro Figueroa, apunta a que la administración Rosselló debe concentrarse en la ejecución

Por Alejandro Figueroa

En nuestra columna anterior mencionamos cómo hoy día vivimos en un mundo interconectado a tal punto que los asuntos locales se ven impactados por, y dependen de lo que ocurre a nivel mundial. La economía, la tecnología, los avances en las ciencias, en fin, prácticamente todo está entrelazado con lo que sucede en los siete continentes que tiene el globo terráqueo. Por ello, es vital para el desarrollo económico, político y social de Puerto Rico atraer la atención de la mayor cantidad de ojos a nuestra Isla y que, al mirar, estos se interesen y queden bien impresionados con lo que ven. 

Sin embargo, un vistazo a 5,000 pies de altura sobre nuestra Isla pone de manifiesto el hecho de que enfrentamos grandes retos que dificultan nuestro desarrollo como una potencia a nivel regional, nacional y mundial. De hecho, países vecinos que antes envidiaban la condición de Puerto Rico, hoy gozan de niveles de desarrollo económico que superan los nuestros por la clásica milla.

Pero, ¿por qué no estamos mejor? ¿Cómo llegamos a estar como estamos? ¿Qué tenemos que hacer para mejorar la percepción que pueda tener el resto del mundo sobre Puerto Rico? La contestación a estas preguntas pudiera parecer simplista, pero es, sin duda alguna, la génesis de los problemas que hoy vivimos como pueblo – EL ESTATUS. 

A pesar de la reducción en la criminalidad bajo la Administración del Gobernador Rosselló, Puerto Rico hoy es una de las jurisdicciones con el mayor número de asesinatos per cápita en el mundo. Según los estudios más recientes, cerca del 50% de los residentes en la Isla (sobre 1.6 millones de puertorriqueños) viven bajo el nivel de pobreza. Como si fuera poco, vivimos en una recesión desde el cierre del gobierno en el año 2006. Estas cifras son alarmantes y no muy alentadoras para aquellos que miran a nuestra Isla como destino de negocios. 

Para contrarrestar nuestra realidad, la Administración del Gobernador Rosselló realiza esfuerzos para atraer nueva inversión y mejorar la calidad de vida de los puertorriqueños. La Reforma Contributiva que hoy día se discute a nivel legislativo, el propuesto Código de Incentivos, las campañas publicitarias a nivel regional, nacional y mundial que se han desplegado durante los últimos 18 meses promoviendo la Isla, los esfuerzos monumentales liderados por el Secretario de la Vivienda Fernando Gil como parte del plan de reconstrucción de Puerto Rico tras el paso del huracán María y los cambios dramáticos en el sistema de educación pública promulgados por la Secretaria  Julia Keleher, entre otros, son algunos de los ejemplos más recientes. Sin embargo, hay que reconocer que la suma de estos esfuerzos no es ni será suficiente. Todos estos proyectos se quedan cortos, pues nuestro estatus limita las estrategias de desarrollo que puedan implantarse. 

Ante esta realidad, en la coyuntura en que nos encontramos la consigna puede ser solo una – EJECUCIÓN.  La Administración Rosselló tiene que concentrar sus esfuerzos en la ejecución en tres frentes principales; la ejecución ágil y calculada de su plan de gobierno, la ejecución urgente y mesurada del plan de reconstrucción de Puerto Rico y la ejecución de las estrategias para adelantar el tema del estatus de la Isla en conjunto con los esfuerzos de la Comisionada Residente Jenniffer González. El camino está trazado y el Gobernador cuenta con un equipo legislativo dispuesto a emprender la ruta en aras de promover los mejores intereses de los puertorriqueños; queda entonces el que el Primer Mandatario enfoque sus energías en lograr que sus tropas sigan el plan al pie de la letra de manera disciplinada para que los resultados comiencen a aflorar. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo