¿Por qué TODO Me Pasa?

Con nuestro “ay bendito” y la idea de “si cuento algo peor y juego a la miseria”, la otra persona se sentirá mejor, promovemos que las personas a nuestro alrededor continúen con la nube negra

Por Marta Michelle Colón

Esa es la historia que escuchamos una y otra vez. Más y más estamos rodeados de personas que creen que todo lo malo les pasa a ellos (practicando personalización), y que lo malo siempre seguirá ocurriendo sin espacio para nada nuevo positivo. (Practicando permanencia).

Con nuestro “ay bendito” y la idea de “si cuento algo peor y juego a la miseria”, la otra persona se sentirá mejor, promovemos que las personas a nuestro alrededor continúen con la nube negra encima de sus hombros tan arraigada como un niño a su paleta favorita en la farmacia. El no promoverlo requiere trabajar con nosotros mismos y un compromiso férreo de cambiar un ambiente, de positivo a negativo,  haciendo desaparecer las quejas y la negatividad por arte de magia.

¿Cómo podemos ayudar a los que “todo lo malo les pasa”?

  • Promoviendo autocompasión: un proceso sencillo que reconoce nuestras imperfecciones como parte de ser humano. Esta se convierte en un antídoto a la crueldad que nos infligimos día a día.
  • Autoconfianza, pues es crítica para la felicidad y el éxito. Cuando carecemos de autoconfianza, nos ahogamos en nuestras “debilidades” (claro, a escondidas de los demás, convirtiéndonos en impostores). Es precisamente por esto que les huimos a los nuevos retos, a aprender cosas nuevas y a entender que “todo lo sabemos”. Está probado que pequeños riesgos calculados, siempre brindan grandes oportunidades.
  • Promovamos escribir tres cosas que realizamos bien la pasada semana, brindándonos la oportunidad de contar las contribuciones.
  • Listemos tres cosas sencillas/personas por las cuales agradecer. Siempre que digo que estoy feliz por la lluvia, la gente mira rara, pero si no fuera por la lluvia, no habría árboles, flores, agua y, más importante, ¿cuándo usaría la sombrilla que con tanto gusto me compré?

Todos los días pueden ocurrir situaciones que impactan nuestra autoestima: perder un trabajo, tener un conflicto con una persona, aumentar 50 libras en nada. Sin embargo, son precisamente estos eventos de vulnerabilidad los que nos ayudan a identificar que somos más fuertes de lo que imaginamos, permitiendo que estas tensiones no afecten nuestras relaciones personales y profesionales. Después de todo, como pasemos nuestros días es como pasaremos nueva vida. Por eso hay que buscar alegrías en momentos sencillos.

Te recomendamos:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo