Un gran pueblo II

Lea la opinión del secretario de la Gobernación

Un gran pueblo II

En su mensaje sobre la Situación del Estado, el honorable Ricardo Rosselló Nevares nos presentó un detalle de los retos y logros de un 2017, que será difícil de olvidar, no tanto porque marcara nuestra historia por el paso de los huracanes Irma y María por nuestro archipiélago, sino por la capacidad que demostramos como Pueblo de enfrentar la adversidad. Al considerar la magnitud de estos desastres naturales, cuando hablamos de los esfuerzos que conlleva la ya encaminada recuperación, también tenemos que tomar en cuenta la ruina fiscal y la debacle administrativa en que se encontraba el Gobierno de Puerto Rico al 31 de diciembre de 2016. Lo cierto es que los factores que motivaron a nuestra gente a avalar una plataforma de futuro, como es el Plan para Puerto Rico, continúan siendo el motor de la tan necesaria transformación que merecemos, y por la cual, seguimos laborando.

Me reafirmo en las expresiones de nuestro primer ejecutivo cuando nos recordaba que “no existe una solución mágica” para resolver los complejos problemas a los que nos enfrentamos. Saldremos adelante, como resultado del trabajo de nuestro compromiso con nuestra gente y de nuestra confianza en Dios Todopoderoso. Aún sintiéndonos orgullosos de los resultados de nuestro esfuerzo y de los frutos que se van cosechando, es vital que también observemos, como lo estamos haciendo, aquellas áreas en que podamos y debamos prestar atención bajo la máxima de que siempre hay espacio para mejorar. Ejemplo de esto es que aún alcanzando cifras alentadoras que demuestran una reducción en la mayoría de los delitos Tipo I, si comparamos el año natural 2017 con el 2016, el reconocer que este patrón continúa reflejándose por las estadísticas no es razón para dejar de realizar esfuerzos por atajar y detener la alzada en el número de asesinatos con los que hemos comenzado el 2018.

Por lo anterior, el gobernador ha ordenado identificar los recursos necesarios para añadir fuerza policiaca en lugares como Bayamón, Humacao y Caguas. De igual forma, que la mayoría de los 1,435 policías que se encuentran en funciones administrativas se integren a sus compañeros que velan por nuestra seguridad en las calles. Ello, toda vez que nos hemos comprometido, y nuestra gente requiere que “la presencia de nuestra Policía se tiene que sentir de manera proactiva y preventiva”. Iniciativa que va de la mano de la importante transformación que han de experimentar nuestros efectivos de cara al futuro en equipo, uso de tecnología y sistemas de comunicaciones. Asimismo, con una asignación de recursos económicos dirigidos a otorgar a nuestros agentes un aumento de $1,500 al año.

Hay quienes pretenden hacer parecer que los caminos que vamos abriendo en la construcción del Nuevo Puerto Rico conducen al pasado que ellos mismos crearon y del cual ahora quieren desvincularse. Olvidan que, parodiando una famosa expresión de Víctor Hugo, esta administración no considera el porvenir como un edificio misterioso que se edifica en la oscuridad para que luego nos sirva de morada. Hoy por hoy, el Gobierno de Puerto Rico se debe a, y, trabaja para un gran Pueblo que reconoce no solamente que vamos por buen camino, sino también que juntos haremos la diferencia.