Honor, respeto, admiración

Más allá de las estadísticas, hay que reconocer que el Gobierno y cada residente de nuestro archipiélago está en deuda con los hombres y mujeres que dedican su vida al servicio de los demás

Honor, respeto,  admiración

Tal vez, en estos tiempos no podamos precisar cuántos aún utilizamos la frase “me quito el sombrero”, en honor a quien nos sorprendía positivamente o realizaba actos que merecían nuestra admiración. Sobre lo que no cabe duda es que esta Semana de la Policía, los hombres y mujeres que llevan con orgullo y dignidad su uniforme merecen que reconozcamos su constante esfuerzo en favor de nuestra gente.   

Si bien es cierto que, luego de los huracanes Irma y María, dediqué este espacio a destacar su heroica labor, también hoy, y todos los días, nos corresponde agradecer el trabajo de nuestra Policía. Se separan estas fechas para reconocer su esfuerzo, entrega y sacrificio. Su determinación en cumplir con su deber de proteger vida y propiedad, y su dedicación a promover el óptimo desarrollo de nuestras comunidades.   

Hasta la pasada semana, en lo que va del presente año, la Policía había realizado 991 arrestos, incluyendo a siete de “los más buscados”. Para el mismo término, a pesar del aumento en el renglón de hurto de autos, se han recuperado un total de 94. De igual forma, estos hombres y mujeres han arriesgado su vida para ocupar 87 vehículos, más de 130 armas y 7,990 municiones. En menos de 50 días, se han ocupado igualmente, 2,812 bolsas de marihuana, 964 copos de marihuana, 231 cigarrillos de marihuana, 21.5 libras de marihuana, 2,232 bolsas de cocaína, 718 gramos de cocaína, 64 cápsulas de cocaína, 1,123 decks de heroína, 290 bolsas de heroína y 50 onzas de heroína.

En cuanto a los llamados carjackings, a esta fecha se han recuperado más de la mitad de los vehículos tomados por la fuerza y se han esclarecido 38, y una docena adicional está lista para radicarse, amén de los que han sido referidos a las autoridades federales. Entre los casos más “sonados,” nuestra Policía logró arrestar al responsable del atraco ocurrido en un garaje de gasolina. Asimismo, se arrestó a dos de los cabecillas de estas organizaciones delictivas. Esfuerzo que va de la mano de aquellos con que se ha conseguido desarticular a “reconocidas gangas”, tanto en Bayamón como en Caguas y Carolina, las cuales también han sido responsables de varios asesinatos.

En un año que, lamentablemente, ha comenzado con una cifra de asesinatos mayor a la misma fecha en comparación con el año anterior, también hay que resaltar que nuestra Uniformada ha llevado a los tribunales a los responsables de, por lo menos, 15 asesinatos y que, con la cooperación de diferentes testigos, continuarán esclareciéndose casos similares. Igualmente, el total de delitos Tipo I ha experimentado una reducción de 19.8 % en comparación con el año anterior.

Más allá de las estadísticas, hay que reconocer que el Gobierno y cada residente de nuestro archipiélago está en deuda con los hombres y mujeres que dedican su vida al servicio de los demás. Cumpliendo con nuestro compromiso, en la primera quincena de febrero se desembolsaron $10.8 millones del pago de horas extra, aumentando a $47.5 millones lo pagado por este concepto en lo que va del año fiscal 2017-2018.  La cantidad de horas pagadas por el servicio durante los huracanes Irma y María asciende a $29.5 millones, más de tres cuartas partes de lo desembolsado por el mismo concepto durante todo el 2016.

Mientras a los oficiales gubernamentales nos corresponde continuar realizando esfuerzos para modernizar los sistemas que respaldan la labor de nuestra Policía, a nuestro pueblo le corresponde preservar el ambiente de respeto que ha caracterizado la relación de ciudadanos responsables, como los representantes del orden público. Toda faceta del desarrollo de nuestras comunidades requiere que continuemos forjando las metas establecidas dentro de nuestras estrategias para combatir el crimen y conservar la paz. No obstante, está en nuestras manos, como individuos y como sociedad, fomentar aquellos valores que promuevan la sana convivencia y el cumplimiento de la ley.   

Continuemos caminando juntos hacia las metas que nos hemos establecido como pueblo, reconociendo que en la Policía contamos con la mano amiga que nos ha de proteger ante las dificultades que podamos enfrentar. Vaya para nuestra Uniformada, en esta semana y siempre, nuestro respeto, agradecimiento y compromiso de labrar unidos un mañana mejor. Así nos ayude Dios.