Enredo en las carreteras

Lea la crónica de Lyanne Meléndez García

Por Lyanne Meléndez García

Aunque ya han transcurrido 155 días del paso de María, en ciertos lugares aún se percibe su huella. Allí, donde se encuentran automóviles que van en cuatro direcciones diferentes, cada vez se siente más el caos, y menos la paciencia, pues ya son más de cinco meses.

Si bien en muchos aspectos ya nos hemos recuperado, en cientos de intersecciones la imagen sigue siendo similar al día siguiente del fenómeno atmosférico: no hay semáforos funcionando.

Era poco después del mediodía de un día laborable, y el sol no calentaba, pues estaba nublado. A esa hora, es de esperarse que haya más carros en las vías. Es casi la hora universal para almorzar. Empero, en una ruta que hicimos como parte del rol periodístico, en cada confluencia era como si se visitara uno de tres mundos, ajenos uno del otro.

Bocinas, frenazos repentinos y hasta manoteos eran parte del ‘mundo’ más abundante; las intersecciones sin semáforos y sin oficiales como el de la PR-174 y PR-177 en Lomas Verdes, Bayamón. Carros encontrados obligan a esperar a los autos de atrás, hasta que uno de los dos doblegara su ego y determinara retroceder. Era casi como una batalla campal. Mientras uno que otro logra escapar por los lados, la lucha entre un camión y una guagua dejó inmóvil la vía por la que cruzan miles de autos diariamente y que estaba aún más congestionada en medio del aguacero. En ese tipo de cruces es donde con frecuencia se observan más accidentes.

En el segundo tipo de intersección, encontrada entre la PR-165 y PR-28 en Guaynabo, un oficial de la Policía hace la diferencia. Sin ese ser humano, el panorama sería igual al anterior. Con él, es aún más restrictivo pues la gente lo reconoce como un representante de la ley y el orden.

En la PR-199, se observan varias de las poco más de 600 intersecciones afortunadas. Aquellas que nos dan un respiro y nos recuerdan lo que ya casi olvidábamos, pero que antes del huracán hacíamos casi automáticamente: detenernos en la luz roja, frenar en la amarilla y seguir en la verde.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo