Defendiendo la libertad de prensa

Lea la columna de Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

El año 2017 cierra con un grito contundente de defensa de la libertad de prensa por parte de organizaciones de periodistas internacionales. Es difícil tener que plantarse para lograr trabajar y que las historias trasciendan cuando hay gobiernos que pretenden silenciar. 

Aunque el 2017 podría considerarse menos mortífero en términos de asesinatos a periodistas no deja de ser escandaloso que se cierre el año con 65 periodistas asesinados por cubrir y contarle al mundo la verdad.

¿Cómo es posible que por hacer tú trabajo y hacerlo bien te silencien. Cabe destacar que todos los periodistas asesinados hacían su trabajo bien y fueron asesinados a causa de sus investigaciones. No importa si es un periodista o cientos la cifra sigue siendo escalofriante solo por el hecho de emprender contra la libertad de prensa. Ello ha ocasionado que decenas de empresas periodísticas prefieran comprar contenidos a periodistas independientes que enviar a sus reporteros a los lugares extremadamente peligrosos.

Por ello los periodistas de empresas periodísticas internacionales dejaron de ir a Siria, México, Libia, por mencionar algunos lugares donde la noticia peligrosa nace y se desarrolla a unos niveles espeluznantes. Solo los periodistas que están dispuestos a ir por vocación, no tienen familia o no les importaría morir se exponen para contarle al mundo lo que ocurre en esos sitios.

A raíz de las alarmantes cifras de asesinatos y amenazas constantes, los ofrecimientos de protección a periodistas han aumentado, como si se tratara de un nuevo trabajo, los guardaespaldas están haciendo su agosto. Organizaciones internacionales como la ONU han proclamado resoluciones importantes extendiendo su preocupación sobre los asesinatos a periodistas y se han convertido en instituciones proactivas en términos de protección.

Las medidas de seguridad son extremas y los gobiernos que se desplazan a lugares difíciles en la cubierta acompañan a grupos de prensa. Obviamente, siempre existen las críticas sobre si el trabajo periodístico pudiera estar viciado al recibir protección gubernamental. Por eso es que algunos consideran el trabajo del periodista independiente más pulcro.

Hay que destacar que la mayoría de las agresiones a periodistas mujeres se han duplicado y no es necesariamente por el género si no más bien porque sin distinción alguna o preferencia son enviadas a los mismo lugares que sus pares.

El periodismo no tiene sexo. Compartiendo el mismo campo laboral han encontrado la muerte por sus implacables investigaciones. Se entiende por las estadísticas de Reporteros Sin Fronteras que ahora hay más periodistas mujeres en lugares peligrosos que antes. El 2017 cerrará, hasta el momento, con 10 periodistas mujeres asesinadas en el mundo. Es muy preocupante que el gobierno de México no haya podido contener los asesinatos de periodistas (mujeres y hombres) que investigan corrupción, escándalos ambientales y el alto crecimiento del narcotráfico.

Reporteros Sin Fronteras llama la atención de que México ha registrado la misma cantidad de periodistas asesinados que en Siria con 12 asesinatos. Cuando se examina el porqué de la violencia coincide con los resultados de las investigaciones que llevan a cabo contra los gobiernos. No podemos olvidarnos de los 326 periodistas que se encuentran encarcelados por contar la verdad y defender la libertad de expresión revalidando China y Turquía como las mayores prisiones de periodistas en el mundo. Igual sufrimiento están pasando las familias de 54 periodistas secuestrados en su mayoría en Siria por grupos terroristas.

¿Qué nos queda a nosotros como periodistas luego de estas cifras que gritan persecución? Defender con más fuerza la libertad de prensa y de expresión pues con la defensa estamos también defendiendo el derecho que usted tiene de conocer la verdad y en qué los gobiernos gastan cada centavo.  Nunca debemos tener miedo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo