Puerto Rico Emprende

Columna del secretario de la Gobernación, William Villafañe

Por William Villafañe

Tan reciente como el pasado miércoles, el gobernador de Puerto Rico, honorable Ricardo Rosselló Nevares, compartió con cientos de conciudadanos, residentes de la isla, que día a día mueven, mantienen y levantan nuestra economía. Me refiero a un excelente grupo de empresarios y empresarias que representan el espíritu, el entusiasmo y las metas de quienes proveen bienes y servicios a través de sus pequeños y medianos negocios.

Hombres y mujeres que, persiguiendo sus sueños, dan vida y esperanza de futuro al comercio local… parte esencial de la recuperación luego del paso de los huracanes Irma y María por nuestro archipiélago; pero, más importante aún, uno de los principales elementos que toma en cuenta el plan avalado por nuestra gente para la construcción del Nuevo Puerto Rico.

Si bien es cierto que nos mantenemos atendiendo una diferente fase de la emergencia y, de que nuestra gente continúa necesitando asistencia para salir adelante y, como lo han catalogado muchas personas, “regresar a una nueva normalidad”, también es necesario continuar con nuestra ambiciosa agenda de trabajo, puesto que esta no se aleja de las metas que nos hemos establecido como pueblo, tras los difíciles momentos que hemos vivido recientemente.

Todo va de la mano. Mientras me dirigía a “la montaña” a coordinar con el equipo de trabajo de la Autoridad de Energía Eléctrica diferentes etapas del proceso para el ulterior restablecimiento del servicio en diferentes zonas afectadas por las lluvias y la intensidad de los vientos huracanados, mantuve comunicación con los y las integrantes de diferentes equipos de trabajo que, sin dejar de responder con urgencia a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas en cada rincón de nuestro terruño, se esforzaban por dar continuidad a los programas e iniciativas que se han estado trabajando e implementando para el pronto y óptimo desarrollo socioeconómico de Puerto Rico.
La atención a nuestras PYMES no ha sido la excepción. Tal como se desprende de nuestro Plan para Puerto Rico, seguimos estableciendo importantes alianzas con el sector privado para incentivar la exportación, promover el desarrollo de un ecosistema de empresarios y desarrollar una clase empresarial local de alto impacto y con potencial de exportación en sectores estratégicos, tales como manufactura avanzada, aeroespacial y aeronáutica; ciencias vivas (farmacéuticas, biotecnología y dispositivos médicos); ciencias ambientales; energía y tecnología.

Estamos convencidos de que, como esbozamos en nuestra más importante herramienta de trabajo: “las pequeñas y medianas empresas de Puerto Rico son el motor de la economía y la fuente para crear empleos y riqueza de manera sostenible a largo plazo”, por lo que, los continuaremos respaldando para que “se inserten en la economía del conocimiento y puedan generar productos y servicios de alto contenido creativo.”  Teniendo claro el fundamento de que, no todo comerciante es empresario, aunque llamemos empresa a todo negocio, nos estamos enfocando, literalmente, en el futuro a corto, mediano y largo plazo. Con la academia, cuyo nombre también he utilizado para titular esta columna, con el desarrollo e inmersión de nuestros jóvenes estudiantes en un nuevo mundo de posibilidades y con los incentivos para el desarrollo de nuestra economía, Puerto Rico se insertará y mantendrá en nuevos mercados y alcanzaremos las metas que, individual y colectivamente, nos hemos establecido. Todo ello porque, tal y como ha quedado demostrado en tiempos recientes, cuando queremos salir adelante, Puerto Rico ¡emprende!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo