Trabajando juntos por Puerto Rico

Columna del secretario de la Gobernación, William Villafañe

Trabajando juntos por Puerto Rico

En el mes de diciembre de 2016, a pocos días de haber prevalecido en las elecciones generales y en medio de una muy particular transición gubernamental, publiqué una serie de columnas tituladas “Entusiasmo, Compromiso y Responsabilidad.” Hoy, me reitero en la importancia que han tenido estos tres factores en toda gestión del honorable Ricardo Rosselló Nevares, y su equipo de trabajo, durante el presente año natural.  Con, y por Puerto Rico, hemos enfrentado retos sin precedente en diferentes ámbitos.   Hemos sido la primera administración que hereda las más nefastas consecuencias del impago e incumplimiento de obligaciones por parte de la administración anterior; incluyendo, pero no limitándose a, la imposición de una Junta de Supervisión Fiscal por parte del Congreso. Destaca la inmediata implantación de medidas administrativas y presentación de piezas legislativas cónsonas con el mandato del Pueblo al avalar en las urnas el Plan para Puerto Rico; el manejar el segundo semestre del año fiscal de manera responsable, cerrando el mismo con ahorros considerables; la aprobación de nuestro primer presupuesto “Base Cero”; y los esfuerzos que todos y todas estamos realizando por continuar adelante, luego del paso por nuestro archipiélago de los huracanes Irma y María durante el mes de septiembre.

 

De igual forma, durante los pasados meses hemos respetado y afianzado nuestras más hermosas tradiciones, forjado nuestro futuro habiendo consultado al Pueblo sobre nuestras metas colectivas y redescubierto que en cada sector de Puerto Rico contamos con héroes que cuidan y protegen a los suyos en tiempo de emergencias y en los momentos de mayor dificultad.  Hemos brindado una mano amiga a quienes residen en las vecinas islas caribeñas, sintiendo así el abrazo cálido de familiares, amigos y conciudadanos que residen en otras jurisdicciones de los Estados Unidos.

 

Hemos dado importantes batallas judiciales, pero también hemos tenido siempre disponible nuestra mesa de diálogo.   Se han reportado enfrentamientos por ideas y conceptos, al igual que hemos anunciado importantes acuerdos.  Hemos podido mirar y caminar al norte, sin dejar de empuñar nuestra monoestrellada. Con firmeza, pero con respeto, continuamos la gesta en búsqueda de la igualdad que nos conduce a la más perfecta unión de voluntades por el bienestar general de nuestra gente.   Ya antes del impacto de los recientes fenómenos atmosféricos construíamos juntos un Nuevo Puerto Rico y establecíamos adecuados cimientos para una nueva, y más ágil, estructura gubernamental. Además, proponíamos herramientas para promover el desarrollo económico reconociendo tanto el éxodo masivo de los y las residentes de la Isla, como las oportunidades que traen consigo las nuevas iniciativas que son piedra angular de nuestro programa de Gobierno.   También habíamos unido esfuerzos con líderes políticos, industriales, empresariales y comunitarios para ir con una sola voz a la capital federal para garantizar la continuidad de importantes programas e incentivos federales.

 

Hoy, a pesar de las situaciones que afectan a cada una de nuestras familias, puedo afirmar que esta administración continúa trabajando como un equipo, unidos por Puerto Rico, con el mismo entusiasmo y compromiso con el que aspiramos a cumplir con la responsabilidad que delegó en nosotros el electorado hace poco más de un año.  Continuaremos respondiendo a las necesidades de nuestra gente y cumpliendo con nuestra palabra empeñada.  Así como la entrega del bono de Navidad a nuestras servidoras y servidores públicos es un ejemplo de ese compromiso; y nuestras constantes visitas a quienes aún necesitan nuestro mayor respaldo, símbolo de nuestro entusiasmo; también nuestra defensa férrea para cambiar el temido y esperado curso de la historia es nuestra responsabilidad.

 

El presidente John Adams expresaba que “todos los gobiernos dependen de la buena voluntad del pueblo”.  En estos tiempos, y en esta época del año en que siempre sacamos un tiempo para reflexionar, tengo que expresar que cada día que visito un barrio o sector, y comparto con los hombres y mujeres que se identifican como servidores públicos, nuestra gente reconoce que el pueblo cuenta con la buena voluntad de quienes para ellos trabajan en su gobierno.  Caminando unidos alcanzaremos las metas que nos hemos establecido; trabajando juntos, lograremos cada una de nuestras más altas aspiraciones… remando en una misma dirección, alcanzaremos las estrellas.