El desmadre continúa

Lea la opinión de Armando Valdés

El desmadre continúa

La semana pasada llené este espacio con un listado de 10 instancias individuales que demostraban la mendacidad, ineptitud y corrupción de la administración actual en su respuesta al Huracán María. Hoy continúo, ya que por limitaciones de espacio resulta imposible captar la magnitud del desmadre público en solo una entrega. Verán de nuevo que me limito solo a las pasadas dos semanas y que, aun siendo un periodo breve, parecen suficientes como para colmar todo un cuatrienio.

Las tarifas en el contrato de Whitefish. El 29 de octubre, Noticel informó que el contrato original, firmado el 26 de septiembre, incluía, “una propuesta inicial que desglosa unas tarifas de Whitefish que son considerablemente más bajas que las tarifas finales que acordaron”. Presumiblemente fueron las tarifas más bajas originales la justificación para la contratación de esta empresa. Recordemos que, según una nota de Primera Hora del 27 de octubre, el director de la Autoridad de Energía Eléctrica, Ricardo Ramos, alegó haber evaluado propuestas de siete compañías distintas antes de seleccionar a Whitefish. Nunca se nos explicó el cambio en las tarifas ni cómo estas comparaban con las propuestas originales de otras empresas o con lo que habría cobrado la American Public Power Association.

Los empleados de Whitefish. El 31 de octubre, USA Today revelaba en portada que aun luego de haber trabajado por más de tres semanas, a los trabajadores de Whitefish, todos subcontratados, no se les había pagado.

El apagón. Luego de celebrar el haber rebasado el 40% de generación, ayer mismo colapsó nuevamente el sistema, cayendo a 18% y dejando a oscuras la Zona Metropolitana. Según el presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo, la línea de transmisión que se averió estaba asignada a Whitefish. La misma línea ya había sido eje de controversia: el 31 de octubre, El Vocero reportaba que la empresa se había retrasado en sus labores de reparación en esa troncal de transmisión por unas dos semanas.

Cobra. Según multiples medios, el segundo contrato otorgado por la Autoridad, a una empresa de Oklahoma llamada Cobra, adolece de los mismos vicios que el contrato de Whitefish. Los costos son cuestionados, incluye la cláusula que intenta prohibir las auditorías de sus trabajos, y se pone en duda la experiencia de la empresa que, según la afiliada local de NBC en dicho estado, KFOR, fue formada en enero de este año.

Las escuelas cerradas. A pesar de insistir que se esperaba por inspecciones del Cuerpo de Ingenieros para abrir la mayoría de las escuelas públicas, un portavoz de la agencia federal indicó, el 2 de noviembre, que “el Cuerpo de Ingenieros no es el responsable; el Departamento de Educación es el encargado de abrir y cerrar escuelas”, según reportó Radio Isla 1320. Luego se supo que la empresa de ingeniería CSA Group, fuertemente vinculada con gobiernos del PNP, había sido contratada en circunstancias que levantaron sospechas para realizar los trabajos de inspección de los planteles. El 3 de noviembre, Metro reportó que el gobernador ordenó la cancelación del contrato que, “ni siquiera la secretaria de Educación, Julia Keleher, sabía quién había firmado”, dejando en vilo a 978 escuelas cerradas.

Horseshit. El 27 de octubre, CNN reportó que el Comisionado de Seguridad, Héctor Pesquera, se refirió a alegaciones sobre la manipulación del número de muertes ocasionadas por el Huracán María como “horseshit”, literalmente, estiércol de caballos. Sin embargo, Primera Hora ayer reportaba que el Registro Demográfico ya contaba 35 muertes diarias por encima del promedio durante los diez días siguientes al desastre del 20 de septiembre.

Ricardo Ramos se ausenta del Congreso. Esta semana, el director de la Autoridad, citado a una vista pública federal, se ausentó aludiendo a su cargada agenda en Puerto Rico. Irónicamente, el mismo día de la vista, El Nuevo Día informaba en portada que el gobierno le pediría $21 mil millones a los federales para sostener sus operaciones hasta el 2019. A nadie se le ocurrió que ir a pedir, pero no estar dispuesto a dar cara, puede afectar la credibilidad del país. A nadie, excepto al propio Ramos, quien el 29 de octubre había dicho, según reportó El Vocero, que “lo que afectaría la credibilidad es si me citan y no voy”.

Cobro de peajes retroactivos. Luego de decir que los peajes “estarían abiertos”, ahora el gobierno pretende cobrarlos retroactivamente. El propio gobernador, en un tuit el 2 de noviembre – con mes y medio de retraso – aclaró que “del 20 al 24 de septiembre no se le cobrará peajes a nadie […]. El secretario del @DTOP dará detalles.” Todavía los estamos esperando.

El equipo en cantos. Thomas Rivera Schatz le colgó un proyecto al gobernador de forma unánime en el Senado y Jenniffer González tuiteó criticando al “cabildero del gobernador” por llevar “información incorrecta” sobre su trabajo en Washington. Cómo Ricky debe extrañar los días de #UnEquipo…

Transportación y Obras Públicas desaparecido. Notiuno reveló, el 1 de noviembre, que el Departamento aun evaluaba contratos para la limpieza de carreteras. Esto a pesar del espectáculo politiquero que le montó el gobernador a la alcaldesa de San Juan por la limpieza de escombros en Santurce.

La ñapa… el toque de queda de Halloween. Primero le aplicaría a todo el mundo. Luego el gobernador tuiteó que no aplicaría a comercios que pasaran el juego de la Serie Mundial. ¿Y los fanáticos de The Voice? Bien, gracias. El chiste se cuenta solo.