Nervios huracanados

Lea la opinión de Mariliana Torres

Por Mariliana Torres

El valor del periodismo en Internet se validó durante la espera y seguimiento del huracán Irma. Los llamados Millenians cuyo campo de acción son las redes sociales compartieron valiosas páginas periodísticas y “lives” o como se dice correctamente en español “en directos”. La meteróloga Ada Monzón que de por sí tiene miles de seguidores se consolidó con transmisiones que alcanzaban sobre doscientos mil conectados. Cabe señalar que Monzón no es periodista pero es obvio que ante la emergencia todos queremos información reciente, verídica y constatada por una experta. Como era de esperarse miles se apoyaban en los meteréologos aficionados que ofrecían información no oficial.

Es importante destacar esas funciones del periodismo por Internet debido a que una vez más prueba su valía y coloca el periodismo tradicional en graves peligros. El objetivo del periodismo es educar, fiscalizar, informar y entretener por lo cual las plataformas digitales transmitiendo en tiempo real son perfectas para la difusión de información. Por primera vez en mi carrera periodística no encendí la televisión. Me abastecí de la información incesante publicada en las redes sociales. El puertorriqueño es único con sus ocurrencias y hasta me hacían reir con chistes y memes que si bien alivian la preocupación momentanea también se convierten en bálsamo en medio de la tragedia. Es importante que sirva de lección esta experiencia de cubierta pues la credibilidad percibida es fundamental para que el periodismo en Internet tenga el resultado esperado. Los seguidores se apoyaron en los periodistas con mayor experiencia y credibilidad. Una revisión básica por las páginas oficiales de estos muestran la cantidad de seguidores y comentarios con información importante. No tomo en consideración los seguidores que se dedican a difamar y desviar la atención de los asuntos importantes. Entiendo que existe un tipo de dependencia al Internet para poder validar datos y ello es importante que lo entiendan los periodistas que no tienden a utilizar o divulgar fuentes de información confiables. Aunque el periodista no tiene que decir quien es su fuente en casos específicos, en los que no es el experto (noticias de salud, deporte, judicial y atmosféricas) hay que citar la fuente. Ello otorga mayor credibilidad a la información que se publica y le permite al seguidor optar por validar y contrastar lo que los medios de comunicación dicen. Es decir yo escojo a quien escuchar, leer y ver. Así que los conceptos de credibilidad y persuación se posicionan como factores indispensables en los medios de comunicación tradicionales para llegar a la audiencia y ahora los vemos como predominan en el Internet para validar la información perodística. Si se fijan el periodismo parece un producto, que carece de precio, pero que se consume de acuerdo a los ingredientes que aportan al gusto. Entonces la credibilidad que perciben los receptores de la información difundida por Internet cumple con credibilidad, la satisfacción de necesidades y el uso que usted le de a la información. Parecería como si usted se tuviera que convertir en un experto para poder seleccionar el canal de información al cual accede. Realmente señores esto es seleccionar con inteligencia a quien escucho y a quien no. El nivel de crecimiento del periodismo digital así lo supone. No me tomen a mal pero me parece como sugerencia que todo lo que se publique incluyendo lo que escriben los seguidores debe seguir la responsabilidad informativa. Mucha gente publica cada disparate y burlas que la gente se cree. Leí demasiada gente desesperada y afectada emocionalmente por la información. Seamos más prudentes y concientes de que nuestras palabras pueden convertirse en un estrés adicional. Publicar y compartir información por Internet es una gran responsabilidad. Espero que todos esten bien.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo