Periodismo digital consolidado

Lea la opinión de Mariliana Torres

Periodismo digital consolidado

El futuro de los periodistas está en el llamado periodismo digital, que se ha consolidado a pesar de la crisis económica. Los adelantos tecnológicos han empujado a ello.

Aun aquellos que se resisten al cambio deben admitir que hay que moverse y promover que se hagan grandes proyectos periodísticos en las plataformas digitales. Las empresas periodísticas que no tengan muy claro cómo se está moviendo el nuevo periodismo, como lo han demostrado en los última década, estarán en peligro de desaparecer. Todavía no entiendo por qué en Puerto Rico algunas empresas periodísticas continúan en el letargo y no reaccionan positivamente a la tendencia del mercado periodístico. Reaccionar lentamente hace que no puedan competir con los nuevos retos digitales que supone entregar información periodística de una forma rentable para su difusión. El soporte de todo negocio periodístico es la información contrastada y verificada con fuentes fiables. La manera en que se distribuye ese contenido garantiza o espanta a los lectores. Si ya conocemos que la vida de cada una de las personas gira en torno a los móviles, por qué entonces se resisten a hacerle la vida más fácil y dinámica a esa audiencia ávida de información veraz, útil, inteligente y retante.

Sabemos que los llamados fake news acaban con nuestra veracidad, entonces allí está la oportunidad para consolidar la credibilidad en las plataformas que difunden digitalmente información falsa.

Desde los años 70 se venía golpeando la puerta y avisando que la manera de entregar información periodística cambiaría. Muchos pasaron la página y, 20 años más tarde, se dieron cuenta de que la pérdida de público era cada vez mayor por no adaptarse a los cambios. Si usted le pregunta a un sector de la población nacido en los 80 por qué no lee o ve noticias, la contestación es que no lo hace porque le aburren y prefiere pagar series o videojuegos.

De allí la insistencia en el contenido retante y estructuras visuales atractivas que acaparen a esa audiencia que se perdió. La información periodística con video ha salvado parte de la profesión y el público está encantado con contenidos movidos que le cuentan de una forma amena e instantánea, gracias a las redes sociales, la información.

En la actualidad la Internet como soporte indispensable de todo contenido sigue transformándose y no ha perdido el potencial como red preferida de difusión. Quizá ya nos estamos acercando al entendimiento de los mercados periodísticos en el cual está más que claro que el soporte digital es el presente y la supervivencia del periodismo. Aquí en Puerto Rico me niego a aceptar que los patronos de medios no sabían desde hace 20 años cómo se transformaría la información y el mercado. Me parece que lo que no decían era cómo iban a plantearlo a los empleados, a los clientes y qué harían para sobrevivir ante la crisis económica.

Vaticinar qué nos esperará en los próximos 10 o 20 años en la carrera periodística es muy difícil, pero sabemos que será más dramático. Todavía no existe consenso sobre la desaparición del papel y la publicidad tradicional. Mirar de una manera crítica a la prensa británica y anglosajona nos puede dar una idea hacia dónde podría dirigirse el mercado. Hemos observado que los contenidos se están posicionando como modelo de negocio con ofertas de servicio del llamado periodismo branch. Es decir, el periodismo como servicio a la necesidad y que sirva a su vez de financiación de un sector fuertemente golpeado por el desempleo y la falta de dinero.

El centro de la mesa de información periodística será la experiencia del lector y su necesidad.

La oportunidad de ingresos entonces residirá en donde el público quiera y necesite. La información estará permanentemente en la plataforma digital domesticando al público y a los anunciantes.