¿Cuánta Motivación Siento con Mi Trabajo?

Uno de los elementos mágicos para lograr mayor compromiso, es sentirnos dueños de la organización para la cual trabajamos.

¿Cuánta Motivación Siento con Mi Trabajo?

Un estudio de Gallup indica que, en promedio, solo el 29% de los empleados están genuinamente comprometidos con el trabajo que realizan. De esta ser la norma, y si una tercera parte de nosotros estamos desmotivados, la organización para la que trabajamos corre como un triciclo de una rueda, una silla de una pata o una guitarra de dos cuerdas. Esto es peligrosísimo pues esa parte que “falta” puede ser el elemento esencial para el éxito individual y organizacional. ¿Cómo reconocemos si estamos comprometidos?;

  • Durante nuestras horas de trabajo, nos enfocamos en lograr resultados.
  • Cuando nos encontramos con una barrera, cuestionamos los procesos e intentamos removerla con el fin de poder realizar el mejor trabajo posible.
  • Nos auto-motivamos y no requerimos de otras personas que continuamente nos indiquen que hacer y cómo hacer nuestro trabajo.
  • Nos apoderamos de metas importantes; incluyendo excelencia en servicio, adquirir nuevos clientes, mejorar procesos para lograr ser más efectivos o eficientes, proyectar buen ambiente laboral, entre otros.
  • Disfrutamos el trabajo, en todo momento, no solo cuando se acerca la hora de salida.
  • Pensamos y verbalizamos nuevas ideas que provean beneficio más allá de uno individual, sino también organizacional.

Uno de los elementos mágicos para lograr mayor compromiso, es sentirnos dueños de la organización para la cual trabajamos. Cuando nos sentimos dueños, nuestros ojos se enfocan en el lugar de trabajo, no en saber si el jefe nos está mirando, evaluando o juzgando.

Una realidad positiva es que los líderes existen y se desarrollan en todos los niveles y espacios de trabajo, pues depende 100% de nuestra actitud y conducta. Es precisamente nuestra motivación la que promueve una organización fortalecida – logrando mejoramiento continuo, contagiando a otros a través del ejemplo o la automotivación de nuestros compañeros. Todo esto redunda es mayor eficiencia en tiempo y esfuerzos – logrando y produciendo más.

Si tienes duda cuán motivado estás, pregúntate cuál es tu reacción cuando ves un papel tirado en el piso. Queremos ser aquellos que se paran para recoger el papel del piso, pues es reflejo que hacemos más por la organización que lo que esperan de nosotros. La cuidamos, la velamos, la mejoramos. Preguntémonos cómo podemos apoderarnos de nuestra organización – después de todo aumenta nuestro éxito individual y profesional.