Preparados para el futuro

Por William Villafañe

Todo Puerto Rico ha visto y reconocido los esfuerzos de nuestro Gobernador y nuestra Primera Dama para asegurar que nuestros niños y niñas tengan el mejor comienzo posible de un su año escolar 2017-2018. Uno de estas iniciativas, como parte de “Fortaleza para Ti,” de entregar mochilas y materiales escolares a nuestros estudiantes de escasos recursos fue acogida además por las anteriores Primeras Damas de Puerto Rico, quienes ya han participado activamente del mismo.

Del mismo modo, al unísono, diferentes entidades gubernamentales, representadas por un sinnúmero de servidores públicos, están laborando junto al Departamento de Educación y la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas para acondicionar cada uno de los planteles que han de recibir como estudiantes a quienes tendrán la gran responsabilidad de dirigir los destinos de la Isla en el mañana.   Decía Ralph Waldo Emerson que “el secreto de la educación está en el respeto al discípulo” y en este Nuevo Gobierno, todos y todas, estamos haciendo un esfuerzo por demostrarles cuán importante son nuestros estudiantes para nosotros. Especialmente al reconocer que deben y pueden estudiar y aprender en un ambiente más acogedor, adecuado y listo para recibirles al comenzar su año escolar.

Reconociendo que un mejor Puerto Rico es posible, nos dirigimos en la ruta de progreso con miras a que los y las estudiantes de hoy se sientan orgullosos y responsables del lugar donde crecen y aprenden más cada día. Para ello, el Departamento de Educación ha determinado optimizar sus recursos de manera en que se alcancen las metas establecidas, individual y colectivamente.   De esta manera, podemos enfocarnos más directamente en cada estudiante, sus necesidades y su progreso en las diferentes áreas del desarrollo. Esto, porque las experiencias de vida que se dan dentro y fuera de las aulas, influyen de manera directa en nuestra niñez y juventud.

Cada ciudadano tiene una gran responsabilidad con el Puerto Rico que quiere dejar a las futuras generaciones. Pero ese futuro se construye hoy.   Por eso los talleres que se ofrecen como parte de la iniciativa para entregar a nuestros niños y niñas sus materiales y efectos escolares.   Por eso la participación de la comunidad general y de los hombres y mujeres que se han comprometido con ser padrinos y madrinas de las escuelas, más allá que para acondicionarlas para el regreso a clase, para decir presente en la vida cotidiana de sus maestros y estudiantes.   Porque como expresa Mahler pero también nos han dicho siempre muy bien nuestras abuelas y seguramente también muchos de nuestros padres y madres, la mejor manera de educar es “con el ejemplo.”

Por tanto, las atenciones que brindemos hoy a cada comunidad escolar en nuestro entorno, sea en tiempo u otros recursos que se requieran para promover su óptimo desarrollo, son y serán parte del Nuevo Puerto Rico que estamos construyendo. Uno mejor preparado para enfrentar los retos del futuro, convirtiendo cada uno de ellos en una nueva oportunidad de crecimiento individual y colectivo.   Juntos estamos preparando a Puerto Rico para un futuro mejor, en nuestras áreas de trabajo, en nuestras escuelas y en cada una de nuestras comunidades. No tenemos duda de que todo esfuerzo que hacemos hoy por y con nuestras escuelas, será la razón por la cual, cuando les corresponda, esta misma generación comprenderá la importancia de dar lo mejor de sí a quienes han de seguir sus pasos, en la búsqueda constante de una mejor calidad de vida presente y futura, en igualdad de condiciones y oportunidades, para todos y todas.   Esa es nuestra meta y la estamos alcanzando.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo