Pepito

Lea la opinión de Armando Valdés

Por Armando Valdés

Quizá usted crea que soy un exagerado. Quizá crea que me estoy ahogando en un vaso de agua. Pero para mí, la cancelación de Pepito, una subversiva tirilla cómica que corría en la página 30 y pico de Primera Hora arriba del crucigrama, señala un desastroso giro para el debate público en nuestro país. Por supuesto, nos dice a los ciudadanos que nuestros políticos son ogros sin pizca de humor ni capacidad de reírse de sí mismos. Más preocupante aún, nos demuestra el poder del poder, y la docilidad de quienes son dueños de los medios ante su ejercicio. Cancelar una mera tirilla cómica por gritarles en la cara la verdad a quienes nos gobiernan abre una ventana a las juntas editoriales de los medios de comunicación en Puerto Rico. La peste que emana de ella es el hedor de la cobardía, de la complacencia y de un cuarto poder que desconoce su rol en una democracia. Si actúan así con una caricatura, ¿qué del periodismo investigativo?

Que quede claro: Pepito criticó severamente tanto a gobiernos del PPD como a los del PNP. En días recientes, estando Ricardo Rosselló y su partido en el poder, había abordado temas como el depósito de cenizas en Peñuelas, el programa de recogido de materiales escolares de la Primera Dama, y el fanatismo conservador de Tata Charbonier. Aunque la excusa para su cancelación fue un chiste mongo sobre esta insigne legisladora, no me cabe la menor duda de que la empresa que publicaba la tirilla habrá recibido presión de Fortaleza y de otros lares por la insidiosa línea editorial de sus autores. Si bien en nuestro sistema los dueños de los medios tienen derecho a decidir qué publican, cancelar una sección únicamente porque quien fue objeto de una crítica decidió coger el teléfono y quejarse, necesariamente tendrá un efecto escalofriante en las mesas de redacción de ese poderoso grupo mediático.

Aquí no hubo un reclamo amplio de la sociedad civil. No hubo indignación de nadie, salvo de la legisladora cuyas posturas se criticaban. ¿Que usó un lenguaje que yo no usaría? Claro. Es una pieza humorística representando a un arquetipo puertorriqueño – el niño atrevido – que se las canta al que sea. Ese contexto le da licencia poética y le permite, entre chiste y chiste, decir muchas verdades.

Si los medios pretenden representarnos, hablar como nosotros, ser brújulas éticas y ostentar la fuerza moral para enfrentarse al poder, no pueden claudicar por intereses y presiones ajenas a su deber público. La parodia ha sido por siglos de las armas más severas y efectivas en manos de los desaventajados contra los que los gobiernan. De ahí que los políticos luchen contra quienes hacen ver que están desnudos. La asimetría de poder entre el que escribe una ley – con todo el respaldo de la Fuerza de Choque – y el que escribe un chiste, es inmensa. Aplastar al segundo es el ejercicio más burdo del poder. Permitirlo, como ha hecho Primera Hora, es una claudicación.

Termino, dejando algunas citas de nuestros ilustres. Quizá si consignamos que nos dan asco sus palabras, lograremos que los medios dejen de publicar lo que sale de sus bocas.

Tata Charbonier: “Yo estoy bien clara en que orientación sexual es cualquier cosa que se oriente sexualmente a algo. Tú puedes estar orientado sexualmente a un hombre, a una mujer. Tú puedes estar orientado sexualmente a niños, tú puedes estar orientado a animales, eso está bien claro.” Noticel, 10 de abril de 2013

Thomas Rivera Schatz: “El señor Matosantos…” (Dicho en dos ocasiones en referencia a la señora Ana Matosantos quien es abiertamente lesbiana.) Notiuno, 3 de julio de 2017

Narden Jaime (ex-legislador PPD): “Creo en el estado de matrimonio hombre y mujer, creo en la familia como tal, creo que no se debe traer el adulterio a la Ley 54 porque hay otros códigos con lo que los puedes cubrir… tú no puedes mezclar el adulterio para dar una licencia sin sueldo a la mujer para que haga de todo.” El Nuevo Día, 5 de abril de 2011

Nayda Venegas: “¡Puerto Rico estado 51! Eso es lo que estamos persiguiendo y yo siento hasta que huele como a nieve, ¿a ti te huele? Huele a nieve.” Metro, 8 de junio de 2017

Esa última se la dejo para que entienda el poder de una buena carcajada.

 

Te recomendamos este video:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo