Como ladrones en la noche

Lea la opinión del representante independentista

Por Metro Puerto Rico

Por: Denis Márquez

La entrada al vertedero de Peñuelas de un contingente de 34 camiones cargados con toneladas de cenizas tóxicas en la madrugada del pasado miércoles no solo certifica el servilismo del actual Gobierno con las grandes corporaciones como AES, sino, además, la manipulación de la verdad.

Durante el trámite legislativo del Proyecto del Senado 81, tanto el compañero Juan Dalmau como yo advertimos, que el mismo no prohibía realmente el depósito de cenizas en los vertederos y suelo puertorriqueño.

Cuando el Proyecto se convirtió en la ley 40-2017, fue anunciado por Fortaleza como la “prohibición” del depósito de cenizas, pero en realidad fue todo lo contrario. La única aparente prohibición fue la de las cenizas livianas (fly-ash), las cuales cuando son mezcladas con cenizas pesadas (bottom-ash) y agua, se pueden depositar en los vertederos y se permite su uso para la creación de materiales de construcción.  El Gobierno y AES han manipulado la verdad como subterfugio para esconder este monumental engaño al pueblo.

El Gobierno anunció incluso, que entre los materiales de construcción que se elaborarán usando dicha mezcla tóxica —cuyo nombre comercial es Agremax— serían bloques para la construcción de viviendas de interés social.  Poco les importó la posición del actual secretario de Salud, que constató lo que han expresado otros expertos en la materia, que las cenizas de carbón son tóxicas.  AES ha lanzado por años las cenizas en la cara a las comunidades aledañas a los vertederos de Peñuelas y Humacao, las utilizaron como relleno en construcciones de urbanizaciones y ahora las convierten en bloques para las clases marginadas.  Como ya lo ha denominado la compañera María de Lourdes Santiago, el Agremax es el “asbesto” del siglo XXI.

En el día de ayer, requerí a la Junta de Calidad Ambiental, que provea toda la información pertinente ante la irregularidad del horario en el que se depositaron las cenizas en la madrugada de miércoles. Esto incluye el permiso de operación del vertedero y su horario, cualquier permiso especial de cambio al horario y la justificación para el otorgamiento de dicho permiso especial de existir alguno.  De igual forma he solicitado la cantidad de cenizas depositadas esa noche, la forma en que fueron depositadas o utilizadas y si la Junta inspeccionó dicho depósito.

También el senador Dalmau y yo presentamos sendos proyectos para enmendar la Ley 40 y prohibir realmente el depósito y disposición de las cenizas de carbón en Puerto Rico y resoluciones para investigar la manera en que se deposita y dispone de las cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón en Puerto Rico bajo la nueva ley.

Con ello pretendemos hacer justicia a las comunidades afectadas en Peñuelas y el área sur; insistir en que el nuevo estatuto es una burda manipulación de la verdad; y desenmascarar a quienes, como ladrones en la noche, asaltaron a todo un pueblo y a toda una comunidad con la total confabulación del Estado que, en actitud de servilismo bajuno, puso a su disposición a la Policía y a sus ramas más represivas como la fuerza de choque, la unidad de arrestos especiales y hasta un helicóptero para fungir como guardaespaldas y lacayos de AES.

Los compañeros y compañeras en Peñuelas no se rendirán y los legisladores del PIP tampoco.  Seguiremos colaborando estrechamente en esta y otras luchas de cara al sol. Que lo sepan.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo