Seis tips para sobrevivir un vuelo largo

Viajar a destinos lejos de tu país de origen, es como viajar en el tiempo.

Seis tips para sobrevivir un vuelo largo

¿Es posible tener un vuelo placentero que involucre varias horas? Sí, es posible. Pero para lograrlo es necesario tener en cuenta varios detalles importantes para, literalmente, sobrevivir. La idea es que cuando llegues a tu destino final, te sientas bien para continuar con todo lo programado. Nosotros hemos tenido la oportunidad de estar en vuelos de 10, 12 y hasta 14 horas, así que les contaremos lo que nos ha funcionado.

A continuación, nuestras recomendaciones a base de cómo nosotros lo hacemos:

  1. Selecciona el mejor asiento en el avión. La comodidad vale oro, pero ciertamente en un avión se puede ver comprometida. Pero si tienes la oportunidad de optar por asientos con más espacio sería ideal, como los ubicados en las puertas de emergencia, leg room, business o primera clase.
  2. Refréscate. Nada como un buen baño para refrescarte en ese vuelo largo. Verifica si en tu escala (layover) hay baños con ducha en el aeropuerto. Nosotros, además de los lounges a los que tenemos acceso, verificamos si existe la oportunidad de bañarnos en el aeropuerto cuando el tiempo apremia. Así hicimos en nuestra más reciente escala en Frankfurt, Alemania. Por $5 cada uno, pudimos refrescarnos para continuar a nuestro destino final. Esa cantidad de dinero incluyó un travel kit básico con jabón, toalla, shampoo, acondicionador, entre otros. Luego de varias horas bañarse es esencial para darle energía al cuerpo.
  3. Come bien. Optar por comidas poco grasosas antes de un vuelo es importante para un viaje más llevadero. Toma mucha agua. Y si eres de beber alcohol, evita tomar mucho antes y durante el vuelo, tu cuerpo te lo agradecerá.
  4. Duerme. En lo posible, tómate un descanso en las alturas, de manera que cuando llegues a tu destino final, puedas ajustarte a la hora y aprovechar el día. Si eres de los que se les hace difícil dormir en un avión, lleva contigo la máscara que cubre los ojos para minimizar la luz. También ayuda los tapones en los oídos (ear plugs) o audífonos con reducción de sonido.
  5. Utiliza ropa cómoda. No hay nada peor que tener ropa apretada o de textura dura. Evítalas.
  6. Quédate en un país en el que hagas escala. Si te parece una eternidad el trayecto a tu destino final, puedes optar por quedarte una noche (stopover) en algún país en el que hagas escala. Ten en cuenta que esto te puede “restar” un día, pero si tienes tiempo ¡es excelente!

Viajar a destinos lejos de tu país de origen, es como viajar en el tiempo. A veces vas “al futuro”, y otras veces sientes que el tiempo no pasa. A nosotros nos encanta tener la oportunidad de jugar con el tiempo y aprovecharlo al máximo. Por eso los viajes largos, lejos de ser una “pesadilla” son una emoción porque sabemos que se aproxima una nueva aventura. Siempre habrá un vuelo largo por sobrevivir.

¿Qué haces para tener un vuelo cómodo?