Oscar, René y la hipocresía colectiva

Jerohim Ortiz Menchaca critica que se molesten por unas cosas, pero dejen pasar otras iguales con un silencio ensordecedor

Oscar, René y la hipocresía colectiva

La verdad es que este país sufre de una gran hipocresía colectiva, de nociones de moralidad torcida y del mal hábito de mentirse a sí mismo. Esa es la razón principalísima por la cual toda aquella persona que piensa, viste o actúa distinto, al exponerse a la escena pública, debe pasar por el más riguroso crisol de pureza para ser digna de algún tipo de respeto, elogio, o atención.

Tomemos como ejemplo el caso de la excarcelación de Oscar López Rivera que se concretó esta semana y vayamos a los hechos puros y duros.

Oscar López Rivera fue miembro de un grupo paramilitar llamado las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FANL) la cual creía en la necesidad de luchar por la independencia de Puerto Rico a través de las armas. En esa época de la Guerra Fría existieron cientos de organizaciones en muchísimos países que tenían objetivos similares a los de la FANL incluyendo uno en el que militaba el líder sudafricano Nelson Mandela.

Esa fue la época en la que tanto los gobiernos de Estados Unidos y Puerto Rico carpetearon, encarcelaron y asesinaron a miembros y líderes del Partido Independentista y el Socialista a causa de sus ideales políticos.

Oscar no cumplió cárcel por asesinato o algún atentado terrorista. Ninguna agencia de inteligencia pudo vincularle jamás en juicio con ningún tipo de acto violento.

Por eso, la condena de 55 años impuesta a López Rivera, era considerada para la inmensa mayoría de nosotros inhumana, injusta, desproporcionada y salvaje.

Durante muchos años uno de los gobiernos que lo apoyó, cabildeó y le dio exposición a su caso a nivel internacional fue el gobierno venezolano. Esos son los hechos.

Cuando Oscar realizó unas expresiones de agradecimiento a ese gobierno durante sus primeras horas de libertad, hubo muchísimos analistas, políticos y ciudadanos en general que rasgaron sus blancas e incólumes vestiduras y echaron cilicio sobre su cabeza en señal de profunda amargura. Casi como si el acto hubiese reactivado sobre el país una antigua maldición dormida.

Por supuesto que la inmensa mayoría de nosotros reprobamos con todas nuestras fuerzas el estado de situación al que la intransigencia de Nicolás Maduro y la oposición política venezolana han llevado a nuestros hermanos.

Ahora pregúntese sinceramente, si usted hubiese estado durante 35 años en la misma situación de Oscar, ¿No hubiese hecho lo mismo?

Claro está, cuando toca hablar sin tapujos de estos temas se activa en muchos esa hipocresía colectiva.

Hay gente en este país a quienes les indigna el independentismo de Oscar y el hecho de que, en su momento, creyera en la vía armada para lograrlo pero ignoran o esconden que más de 200 países, incluyendo Estado Unidos, usaron la misma vía para lograr ese objetivo.

Les indignan las políticas represivas de Maduro pero viven dóciles ante las medidas que se han aprobado en Puerto Rico que van exactamente en la misma dirección.

Les indigna que los estudiantes bloqueen una hora alguna carretera pero no se indignan de la misma forma por el millón que se fotutea Héctor Pesquera, Natalie Jaresko y Julia Keleher.

Les indigna que haya padres y estudiantes protestando por la clausura de 179 escuelas, que le ahorrarán 7 millones al sistema; pero no les indigna que se vaya a celebrar un plebiscito que costará cerca de 10 millones y no nos acercará ni una milésima a la solución de nuestro problema colonial.

Les indignan los cristales rotos del banco pero no la agresión brutal a un manifestante del representante José Luis Rivera Guerra.

Les indigna la crítica social y política grotesca de René Pérez (Residente) pero cantan esgalillaos la letra hiriente, violenta y machista de Tempo, Anuel, Bryant Myers y compañía.

Les indignan los derechos que se les han reconocido a la comunidad LGBTTQ pero no publican ni un estatus de Facebook reprobando las acciones del alcalde hostigador ni se movilizan masivamente y hacen maratones de radio para exigir su renuncia.

Y así, en medio de esas y otras tantas hipocresías, muchos pretenden seguir viviendo una falacia mientras el mundo se nos cae encima.

Es tiempo de que nos miremos al espejo y nos reconozcamos: entre muchas otras cosas positivas, somos también un país pobre, de tercer mundo, profundamente machista y racista.

No seamos como los jueyes que no se percatan del aumento en la temperatura del agua a su alrededor mientras poco a poco se convierten en nuestra cena.

¿A mi? Que me hieran con la verdad antes que me maten con tanta mentira.