La crisis en arroz y habicuelas

Lea la columna de opinión de Alex Delgado.

Por Alex Delgado

Creo que nadie en Puerto Rico tiene duda que estamos en una crisis, sin embargo la discusión principal se ha centrado en “a mi no me recorten, recórtale a otro” o sencillamente que no haya recortes. Muy poco o nada se habla de soluciones reales y a corto plazo para enfrentar la falta de recursos económicos que tiene el gobierno. Sí, en términos generales se menciona que hay que desarrollar la economía, como si eso se estableciera hoy y en seis meses comenzamos a tener los resultados esperados. Eso no funciona así. No soy economista, pero no hay que ser un nobel de esa ciencia para explicar en arroz y habichuelas la situación. Vamos a hacerlo lo más sencillo posible para que usted pueda comprenderlo.

Imaginemos un matrimonio con dos hijos, en el que ambos padres trabajan. Pagan al mes $800.00 de hipoteca, $100.00 de mantenimiento del complejo, $500.00 de alimentos, $150.00 de un plan familiar de celulares, $200.00 de energía eléctrica, $60.00 de agua, $100.00 de cable TV, $300.00 de transportación, $400.00 del colegio privado, $400.00 de plan médico, $250.00 de un préstamo de auto, $100.00 de una tarjeta de crédito, y $150.00 de un préstamo personal. Esas deudas principales ascienden, al mes, a $3,510.00.

Él gana $2,000.00 al mes y su esposa otros $2,000.00 para un total de $4,000.00 mensuales, por lo que tienen, luego de sacar las deudas, un sobrante de $490.00 para cubrir otros gastos, atenciones médicas, imprevistos, etc.

La situación económica provocó que uno de los dos quedara desempleado, por lo que los ingresos ahora son $2,000.00 y las deudas se mantienen en $3,510.00, $1,510.00 negativo. En lo que se encuentra otra fuente de ingreso, esas deudas deben cumplirse en los próximos meses, ya que cada miembro de la familia considera cada compromiso como uno indispensable. Van al banco para renegociar el préstamo hipotecario, pero el banco se niega porque ahora no hay ingresos suficientes para un refinanciamiento. Si deja de pagar el mantenimiento, el complejo de apartamentos le cierra la llave de agua y luz. $500.00 mensual para 4 personas representa menos de $1.50 por comida. No se puede bajar más de eso porque pasan hambre, si no la pasan ya.

Piensan en cortar el cable TV, pero uno de los hijos protestó porque no tendrá con que despejar la mente, ya que hubo recortes para viajar, ir al cine, etc. Cuando hablan de poner a los hijos en escuela pública, el otro muchacho protestó alegando que puede afectarse la calidad de su enseñanza y con la educación no se debe escatimar. ¿Eliminar el plan médico? La esposa pega el grito en el cielo porque eso es salud y no pueden considerar entrar a la Reforma ya que ese plan está más quebrao’ que ellos. El esposo piensa no pagar el préstamo de auto, pero entonces el banco se lo quita y no puede transportarse a su trabajo.

Establecen el siguiente plan: No pagarán la tarjeta de crédito y el préstamo personal, con lo que ahorran $250.00, aunque se fastidie el crédito. Bajan $30.00 de consumo de energía y $10.00 de agua. Cambian de compañía de celular y ahorran $20.00. Cambian el cable TV por solo el servicio de internet, una cuenta de Netflix y bajan $25.00 más. Como uno de los dos no trabaja por el momento, pues se economizan $100.00 en transportación. Logran bajar $50.00 del plan médico, pero tendrán menos cubierta.

Los ahorros no llegan a $500.00, por lo que sigue habiendo una deficiencia de cerca de $1,000.00. Él piensa que si hace mayores recortes, pues afecta la economía del colegio privado de sus hijos y pueden despedir a los maestros. Si tira el préstamo de su casa a pérdida y se va a un apartamento alquilado, más económico, puede puede tener un efecto negativo en la industria bancaria, al igual que si abandona el plan médico puede ocurrir lo mismo en la industria de seguros. Cada paso que dé, puede afectar la economía. ¿Que rayos hacen entonces, si ingresa $2,000.00 y sus compromisos mensuales son $3,000.00?

Amigo lector, ese ejemplo, que puede ser real en miles y miles de hogares, es el mismo dilema que tiene el gobierno día tras día. Usted escuchará a economistas, financieros, políticos y demás anticipando un apocalipsis por cualquier paso que dé el gobierno y escuchará de ellos más críticas que soluciones. Hace unos días traeron al Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, a decir que todo lo que se hará está mal, sin embargo, por lo menos en lo publicado, no recuerdo ver una explicación de él sobre como pagar los compromisos (no recortar) sin dinero. Pequeño detalle que muchos olvidan.

Los compromisos (deudas) del gobierno están ahí y los ingresos no llegan. Estamos en un rincón sin salida y si no llega el dinero, ¿como se paga? Podemos eliminar por completo el pago de la deuda y aún así hay un deficit de más de 3 billones de dólares. ¿Se puede pagar sin dinero? Obviamente no. ¿Pedimos a todo el mundo que sigan dando los servicios al gobierno, pero sin paga? ¿Lo haría usted?  Si no hay dinero a corto plazo, los recortes no los despinta nadie.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo