Los tuits no son chistes

Lea la columna de opinión de Mariliana Torres.

Por Mariliana Torres

La responsabilidad del contenido es tanto del que escribe sin pensar y publica como de aquel que recibe y comparte. Hay que tener maña o malicia, pues no todos los contenidos tienen el fin que usted piensa. Pero ¿qué sucede si el contenido se considera ofensivo? Hay leyes aprobadas que condenan el acto y otras que ocasionan lagunas jurídicas que rayan en lo absurdo. En estas pasadas semanas he seguido de cerca el caso Cassandra en España por las repercusiones en los medios de comunicación que podría tener la inverosímil sentencia. Un año de cárcel por un delito catalogado como humillación a las víctimas del terrorismo en España. Cassandra tiene un humor distinto. Si juzgamos debe ser a todos. Pero si se opta por juzgar, entonces caemos en lo que entiendo es la sentencia Cassandra: un atentado contra la libertad de expresión.

Para que usted pueda juzgar le cuento. Cassandra es una joven que desde la temprana adolescencia está activa en Twitter. Le gusta opinar de la situación política de la península ibérica y con una agudeza muy particular trata de hacer un chiste de los acontecimientos históricos que marcaron tragedia en España. Así ha publicado más de una docena de tuits, causa de su acusación por un delito de humillación a las víctimas del terrorismo. Finalmente en estos pasados días fue condenada a un año de cárcel. Cassandra ha sido respaldada por un grupo político que ha dedicado su programa de gobierno a desenmascarar las decisiones arbitrarias del gobierno de turno y recordar las atrocidades contra la humanidad a través de la historia.

Cassandra se defendió como pudo del delito imputado, pero prevaleció la teoría de la fiscalía, que sostuvo que los mensajes publicados son una humillación, reiterándose la burla. Lo que realmente me caló fue cuando los que la juzgaron indicaron que no se trataba de “penalizar” el chiste de mal gusto y que los hechos juzgados no pueden ser considerados como libertad de expresión. ¿Cómo? Entonces ¿en dónde queda el propósito primario de las redes sociales? Quizá Cassandra no tiene gracia haciendo chistes, pero aquí parecería que se está juzgando hasta la técnica de la ironía en la redacción, cuyo estilo es uno de los más utilizados por los periodistas en las crónicas periodísticas. La redacción en cuestión está contenida en 13 chistes publicados por la joven cuya hoja de vida se ha manchado y, por ende, no tendrá derecho a beca universitaria. Cassandra utilizó a la figura del político y militar Luis Carrero Blanco para hacer los chistes considerados por unos como de mal gusto y otros como humillantes. Carrero Blanco fue la figura de confianza del dictador español Francisco Franco. En 1973, Carrero Blanco fue asesinado por el grupo terrorista ETA en la llamada Operación Ogro. El auto donde viajaba quedó en el techo de un edificio tras el impacto causado por la bomba colocada. Sus políticas consideradas antidemocráticas le valieron muchos enemigos y críticas. Cassandra evidentemente no había nacido. Tiene 20 años.

En su defensa, la acusada aseguró en la sala judicial que sus mensajes no querían enaltecer a ETA, sino hacer humor sobre un hecho histórico. Además, aseveró que “su muerte, como cualquiera otra, fue una tragedia”. Los jueces, sin embargo, consideraron para su determinación al menos cuatro tuits en los que menciona al grupo terrorista y en los que incorpora imágenes del terrorismo causado por la organización. Ironías de la vida, ahora los tuits en cuestión son utilizados y publicados más que nunca en señal de protesta por entender que es un menoscabo a la libertad de expresión. Hasta la nieta de Carrero Blanco reaccionó en contra de la sentencia del juzgado. La determinación podría terminar en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que entre sus facultades vela por la libertad de expresión. He aquí algunos de los tuits para que usted pueda interpretar. ¿Los consideraría un humor absurdo? “ETA impulsó una política contra los coches oficiales combinada con un programa espacial”; “Kissinger le regaló a Carrero Blanco un trozo de la luna, ETA le pagó el viaje a ella”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo