Charlie Hey, luchador constante

Representantes de tres sectores ideológicos ofrecen semanalmente a Metro sus puntos de vista sobre el quehacer político en la isla.

Charlie Hey, luchador constante

Por: Denis Márquez

Senador del PIP

Las luchas sociales y políticas en Puerto Rico siempre han requerido la presencia de seres humanos  con pasión, devoción, sensibilidad, compromiso  y un alto grado de solidaridad.

El Lcdo. Charles Hey Maestre siempre cumplió plena y cabalmente con cada uno de esos criterios.  Aunque han sido múltiples las luchas y batallas que dio durante toda su vida, (soy testigo de algunas de ellas luego de 20 años de amistad y colaborar juntos en algunos proyectos), que reflejan lo arduo y complicado del escenario de las luchas que se dan en este país por la reivindicación de múltiples derechos humanos y por la construcción de una sociedad  basada en la libertad, la soberanía y la justicia social.

Hoy en día, diversas personas y tendencias políticas se expresan sin tapujos sobre la condición colonial de Puerto Rico. Durante décadas esa batalla fue exclusiva del independentismo lo que le costó a miles de personas persecución, represión, discriminación y la criminalización del ideario y el movimiento independentista. Luego de décadas de esta práctica, se dio todo un proceso de reivindicación  y reclamación por violación a los derechos de los perseguidos. Charlie Hey estuvo presente, desde el Instituto Puertorriqueño de Derechos Civiles y desde el Comité de Abogados de la Clase Demandante, dirigió y participó en una encarnecida batalla en los tribunales contra el Gobierno, que, si bien reconocieron culpabilidad ante la persecución, utilizaron los procesos judiciales para abrir una segunda brecha de discrimen e incluso desprecio contra los que por décadas reclamaran y defendieron la independencia de Puerto Rico. Charlie Hey siempre estuvo en primera fila en defensa de los perseguidos.

De igual forma, en una batalla de toda una vida por el acceso a la justicia, dio cátedra de constancia y firmeza no solo para fortalecer el histórico y fundamental “bufete de los pobres“, la Corporación de Servicios Legales de Puerto Rico, también luchó para acabar con los prejuicios y discriminación que sufren los marginados de este país en los procesos judiciales y dedicó mucha energía en la  búsqueda de fondos para garantizar y fortalecer a las instituciones dedicadas a representar a  los pobres, las comunidades y las organizaciones ambientales en múltiples procesos judiciales en defensa de luchas sociales.

Además, Charlie Hey, en ese abanico de virtudes y acciones que poseía, también apoyó y contribuyó al fortalecimiento de unos de los instrumentos de la lucha por la independencia: el Partido Independentista Puertorriqueño. Tan reciente como en noviembre pasado, como un militante más, tomaba sus clases de funcionario de colegio, para el día de las elecciones defender nuestros votos en una de las escuelas de los campos de Guaynabo; además de su constante colaboración con la senadora María de Lourdes Santiago, y con mi elección como representante por acumulación en la Cámara, ya comenzábamos a planificar la radicación de diversos proyectos de ley.

Estos son algunos ejemplos de las múltiples facetas de este extraordinario ser humano, de una constante sonrisa optimista, de una vida plena de amor familiar y de un amplio ramillete de amigos y amigas que hoy, aunque con dolor, celebramos una vida plena dedicada a los altos valores de la solidaridad, la libertad y la dignidad humana.