Queremos, pero no queremos

Queremos cambios, haciendo lo mismo: oponiéndonos a todo.

Queremos, pero no queremos

Queremos energía limpia y barata, sin embargo, no queremos los gasoductos, hubo oposición a los molinos de viento, nos oponemos a una planta waste to energy y a una planta de carbón. Esas oposiciones protegen directamente el uso del petróleo en la producción de energía.

En la década de los 90 estábamos envenenados con el monopolio de la Telefónica de Puerto Rico y sus abusos, pero no queríamos su venta porque la ciudadanía se vería “afectada” y los precios de los servicios telefónicos, en manos privadas, serían tan caros que se convertirían en algo inaccesible para el pueblo. ¿Lo recuerdan?

Queremos la mejor educación universitaria, las mejores facilidades, los mejores recursos en la Universidad de Puerto Rico (UPR), pero no queremos pagar un poco más por el servicio que nos da el primer centro docente del país, y así sustentar económicamente lo que cuestan nuestras demandas como estudiantes. De paso, muchos entienden que esa educación debe ser gratis y costeada por el estado. ¡Ah! Un detalle adicional: y bajando los impuestos. Probablemente usted traiga el asunto de que países como Suecia, Francia, Dinamarca y otros tienen instituciones con educación universitaria gratuita de calidad. ¿Y el costo de vida? ¿Y los impuestos que se pagan para costear servicios a los ciudadanos? De hecho, aquí el que estudia en la UPR, con las becas y ayudas económicas estudia gratis o casi gratis.

Queremos mejor paga para los maestros, más recursos para nuestros estudiantes de escuelas públicas y mejores facilidades, pero no queremos que cierren planteles con poca matrícula porque tendríamos que vivir un monumental sacrificio de guiar 10 minutos más para que los nenes vayan a la escuela. ¿Sabe cuánto cuesta mantener una escuela en operaciones? Ooops, lo olvidé, a usted no le importa, su comodidad va por encima de cualquier cosa.

Queremos, por ejemplo, que un municipio marginado como Loíza se desarrolle económicamente, pero no queremos que se desarrolle un hotel en Piñones que cree empleos y deje dinero a ese municipio porque es en un área de reserva natural, aunque en todas partes del mundo se hace este tipo de desarrollo en armonía con el medio ambiente.

Llegamos al ridículo de la comunidad de Puerta de Tierra querer erradicar un problema de prostitución y venta de drogas en el Paseo de los Enamorados, pero se opusieron a la construcción del Paseo de Puerta de Tierra que eliminaba dicho problema.

Puedo llenar esta edición de Metro con ejemplos de que queremos todo, pero oponiéndonos y descarrilando cuanta oportunidad tenemos para echar adelante a Puerto Rico. Esto puede sonarle fuerte pero somos nuestro propio cáncer, destruimos, por influencia de grupos con agendas personales e ideológicas, oportunidades para estar a la vanguardia y a la par con el desarrollo del mundo, al tiempo que nos quejamos de que no hay cambios. ¿Alguien puede entendernos? Somos un pueblo con miedo a los cambios y esos grupos explotan dicho miedo con campañas apocalípticas para que a usted le tiemblen las rodillas… y lo logran.

Para el municipio de Arecibo está propuesta una planta waste to energy, que al tiempo que dispone de la basura mediante quema con tecnología que protege el ambiente, genera electricidad para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). El inservible gobierno ha arrastrado los pies por años para la construcción de la misma por la oposición de un grupito, los mismos de siempre, y ahora trasciende que los contratos con la AEE ya vencieron. Eso es bobería, porque es cuestión de volver a negociarlos. Sin embargo, mi pregunta es si la esperanza para que las cosas cambien es ese gobierno.

Ponga atención a esto: el problema de la basura es uno sumamente serio, pero como usted todavía no se la tiene que poner de sombrero, porque se la recogen gratis y la entierran, pues le importa un car…imbo. Ya hay dos municipios que comenzarán a cobrar por el recogido de los desperdicios sólidos a razón de $130.00 anual, aproximadamente. Ya empezaron con el llantén y la oposición. ¿Cuánto se gasta usted bebiendo, fumando y pariseando al año? ¿Verdad que es mucho más que eso? Es insólito que se pongan a pesetear con servicios del gobierno para poder tener el smartphone último modelo, para el pariseo y otras cosas que no necesariamente deben ser prioridad. Yo apoyo el cobro, como indicaba la compañera periodista de Metro, Sara Vázquez, siempre y cuando venga con algo de educación, reciclaje, etc.

Mire los cambios que apostamos con el gobierno: la salida de la Marina de Vieques traería desarrollo económico a la Isla Nena, mejor calidad de vida, ¡un paraíso! ¿Que hay hoy? Más pobreza, narcotráfico, crímenes, una calidad de vida igual o peor que antes de 1999. Dejo claro que no justifico con esto la presencia del cuerpo castrense allí, más bien reseño lo que se supone ocurriera y no ocurrió.

Esa salida de la Marina de Vieques, como efecto dominó, ayudaría a sacar a las fuerzas armadas de Estados Unidos de Roosevelt Roads en Ceiba y ahí es que ese municipio comenzaría a gozar de verdad con millones y millones de ingresos por el desarrollo que vendría para el área de la base. ¿Donde están esos millones más de diez años después? El último reportaje que vi, partes importantes de la base estaban perdidas en maleza. De hecho, los que marcharon por la salida de la Marina de Vieques, de Ceiba, los que protestaron en Loíza, ¿volvieron para luchar por una mejor calidad de vida para esos ciudadanos? ¡No! Porque son luchas ideológicas e hipócritas y manipulan a muchos de los residentes de esos municipios para lograr sus causas y luego abandonarlos.

¿El megapuerto de Ponce? ¿Cuántos años lleva tratando de arrancar? Más de 20 años y República Dominicana construyó tres en lo que nuestro gobierno no ha podido hacer uno.

¿Qué me dicen de la PR #10 que cruza de Ponce a Arecibo? Se comenzó a planificar en 1974. En el 2009 el entonces Secretario de Transportación y Obras Públicas, Rubén Hernández Gregorat, dijo que en 5 o 6 años sería completada. Hoy, 7 años más tarde, ¿dónde está la carretera completada? “¡Es que no hay dinero!” Pues entreguen por 30 o 40 años el proyecto mediante una alianza público privada (APP) que lo termine.

Para culminar, y retomando el ejemplo de la Telefónica, ¿la imaginan en manos del estado hoy? Estoy convencido sería el tercer monopolio quebrado. ¿Recuerdan el argumento de los sindicatos y grupos opositores a la venta, en el sentido de que en manos privadas sería un servicio inaccesible para el pueblo? Hoy hasta el que vive en un sector de escasos recursos, tiene un smartphone con telefonía, texto y data ilimitados. ¿Cuánto costaría ese servicio si fuera un monopolio del estado? El aeropuerto Luis Muñoz Marín está en mejor condición con la APP, igual la PR #22 en el norte y la PR #5 en Bayamón. Los ejemplos están ahí.

Queremos cambios, haciendo lo mismo: oponiéndonos a todo. Es hora de, antes de pedir que el gobierno cambie su cultura, cambiarla nosotros, el pueblo, ignorando a los profetas del desastre que lo inundan a usted de miedo. El gobierno también opera a base de miedo, el miedo a cómo el pueblo lo visualice y lo castigue, por eso es importante cambiar nosotros primero atrevernos a ir con los adelantos mundiales, la tecnología, el desarrollo e ignorar a los que parecen pretender volvamos a vestir de taparrabos.