¿Cómo puedes mejorar tu relación con los clientes?

¿Cómo puedes mejorar  tu relación con  los clientes?

La respuesta es tan obvia que, en ocasiones, pasa desapercibida:  fortaleciendo el servicio al cliente. El poder detrás de la mayoría de las empresas exitosas es atribuido al poder de un servicio al cliente de excelencia.

Hay que tener presente que, no importa cuán maravilloso es el producto o el talento de los empleados, lo que más recuerda el cliente es la interacción directa con nuestra organización. La estrategia debe ser no convencional y las métricas deben tener una sola meta: asegurar que el cliente esté contento. Y esto se logra creando una cultura de servicio, reconociendo el valor del cliente y conociendo a cabalidad el cliente

Algunas sugerencias para mejorar y fortalecer el servicio al cliente son:
1. Asegura que tu empresa y empleados tienen las destrezas necesarias para atender las necesidades del cliente. ¿Cuáles son? Empatía, paciencia, consistencia, adaptabilidad, comunicación clara, conocimiento y “piel gruesa”, pues el cliente siempre tiene la razón.

2. Analiza el ciclo de servicio. Un mal servicio al cliente durante una parte esencial del negocio puede arruinar la relación por completo y poner al negocio en riesgo.

3. Mejora tu interacción con el cliente. El talento es solo el comienzo, pues la relación con el cliente es la fórmula mágica del éxito. Esto incluye identificar algo en común con los clientes, convertirse en un escucha activo, saber aceptar errores y resolver los problemas.

4. Afianza estrategias eficaces y formales de servicios al cliente. Estas deben integrar la importancia de asegurar un servicio personalizado, no robotizado, hacerse disponible y accesible al cliente, identificar las necesidades específicas/particulares del cliente, evitando brindar el mismo servicio a todos por igual.

La experiencia de un cliente es parte integral del éxito de un negocio y, para el 2020, se espera que el servicio sea incluso más importante que el precio de un producto. El servicio es un diferenciador, y las empresas, que son conocidas por su servicio al cliente, establecen las pautas sobre cómo los clientes esperan se les sirva. Crea clientes de por vida, alimenta la cultura de aprender nuevas formas de brindar excelencia en servicios al cliente. El retorno de inversión no tiene precio.