Columna de Lily García: Lecciones de boda

Muchos de ustedes saben, y los que no se enteran ahora, que me he casado y divorciado tres veces. Hace tiempo llegué a la conclusión de que ya agoté mi cuota de matrimonios para esta encarnación.

Jamás imaginé, sin embargo, que tener la oportunidad de casar a otros se iba a convertir en algo que me diera tanta satisfacción. Todo comenzó el año pasado cuando me escribió una joven puertorriqueña residente en Florida, lectora de mis columnas, quien me preguntó si yo celebraba bodas. Les confieso que aunque había pensado en esa posibilidad, no era algo que había considerado seriamente.

Esa carta me movió a certificarme como “celebrante,” y desde enero de este año ya he celebrado siete bodas. Irónicamente, nunca volví a saber de aquella chica,  pero siempre le agradeceré que se convirtiera en mi motivación para dar ese paso.

Lo que de primera intención percibí como una nueva forma de generar ingresos en momentos en que muchos nos estamos reinventando económica y profesionalmente, se ha convertido en uno de los “trabajos” que más me disfruto.   

El conocer a estas parejas, sus historias, y vivir con ellas esa ilusión de ese momento tan especial, me ha devuelto un poco la esperanza en el amor y me ha nutrido de muchas maneras. Desde los jóvenes, él boricua y ella dominicana, que vienen a encontrarse y enamorarse en las calles de Italia, hasta la adorable pareja, ella de ochenta y un años y él de ochenta y cuatro, que deciden unir sus vidas para comenzar a convivir. (Él no paró de llorar en toda la ceremonia.)

Y la que más me ha marcado hasta el momento, la unión de dos chicas, una de ellas paciente de cáncer en etapa avanzada, quién decidió celebrar la boda de sus sueños porque sabe que está ya viviendo en tiempo prestado.  Es curioso como la vida nos va llevando por los caminos correctos cuando sabemos reconocer las señales. Agradezco todos los días esta nueva oportunidad y, quien sabe, si de todas estas experiencias maravillosas sale un libro algún día.

¡Que vivan los novios!   
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo