¿Se dice “la manita” o “la manito”?

Por Carmin Quijano @LaCorrectoraPR

¿Quién se puede resistir a la ternura de un bebé? Sus hermosos ojos, grandes y curiosos, su nariz pequeña, su boquita siempre sonriente y sus manos menudas y juguetonas derriten a cualquiera.

 

Por eso, muchos papás, mamás, tíos y abuelos elogian la belleza y pureza de estos angelitos a través de canciones como “La linda manita”. Sin embargo, esta famosa melodía infantil les causa algunas dudas a los padres a la hora de entonarla, pues no están seguros de si deben decir “la manita” o “la manito”. Hoy, queridos padres y familiares, les doy la respuesta.

 

Como todos saben, la palabra “mano” designa ‘la parte del cuerpo que comprende desde la muñeca hasta la punta de los dedos’. Su género es femenino. Por lo tanto, debe ir acompañada del artículo “la”: “la mano”.

 

Hasta aquí todo parece muy claro. El problema está en la formación del diminutivo de este vocablo; pues algunos sostienen que debe ser “la manita”, mientras que otros aseguran que la forma adecuada es “la manito”. Esta confusión se debe a que la palabra “mano” presenta una excepción a la regla.

 

Dicha norma establece que, a la hora de formar diminutivos de sustantivos que terminen en –o o en –a, el sufijo (-ito, -ita) deberá conservar la misma vocal final del sustantivo, independientemente de su género. Es decir, si el nombre termina en –a (como en “mapa”), obligatoriamente el diminutivo tendrá que llevar “a” (“mapita”), aunque este nombre sea masculino y lleve el artículo “el” (“el mapita”).

 

No obstante, la palabra “mano” no respeta esta regla o digamos que no la sigue estrictamente hablando. Si nos dejáramos llevar por la norma, el diminutivo de “mano” sería “manito”, pues conserva la –o final de “mano”. Esta forma es válida y se emplea en gran parte de América. Por ejemplo, “El niño saludó la cámara con la manito”.

 

Pero en España y México se prefiere el diminutivo “manita”, con “a”, que, aunque constituye una excepción a la regla, es igualmente válida. Por eso en estos países es correcto decir: “El bebé se despidió de su mamá agitando su manita”.

 

Por consiguiente, ambas formas son correctas en español: “la manita” y “la manito”.

 

Así que, cuando vayas a cantarle a tu bebé “La linda manita”, recuerda que puedes llamar a sus pequeñas y tiernas extremidades “manitas” sin ningún problema. Pero, si prefieres decirles “manitos”, es también correcto. En este caso, el uso de una u otra forma dependerá de tu preferencia y de cómo tus padres te hayan enseñado esta dulce canción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo