Columna de Marta Michelle Colón: ¿Cómo lograr mejores oportunidades profesionales?

Las destrezas profesionales van más allá de las reglas de etiqueta y de buenos modales. Se trata de proyectar lo mejor de nosotros, hacer a otros sentir bien y un poco de sentido común.  Algunas de ellas son tan simples que es posible poner en práctica de inmediato.

Da las gracias.

¿Qué pasó con agradecer el tiempo de otros, un regalo, información, un favor y hasta una entrevista? Si queremos mayores oportunidades, necesitamos dar las gracias, aunque estemos ajorados. Podemos hacerlo por correo electrónico, texto, una llamada y la mejor forma, una nota a mano. Nos diferencia y proyecta atención a los detalles.

Practica “la regla del elevador”.

No discutas tus opiniones, impresiones o problemas en el elevador. No afectes tu reputación o posibles oportunidades por hablar asuntos privados en áreas públicas, especialmente cuando no conoces a los que están a tu alrededor.  Esta semana mientras almorzaba en un vestíbulo en Hato Rey una joven comentaba cuánto detestaba a su jefe. Tuve el deseo de decirle que su jefe era mi amigo. Preferí callar, no fuera que la joven se fuera a atragantar. 

Enfócate en el rostro, no en la pantalla. 

En estos días es bien fácil distraernos. Tenemos una plétora de estímulos que nos mantiene ocupados —correos electrónicos, textos, llamadas, y redes sociales— . Peor aún, nos han hecho pensar que, si hacemos todo a la vez, somos más eficiente y productivos.  Cuando estés en una reunión o escuchando a alguien, no estés pendiente del celular. Presta atención.

Sé puntual.

¿Por qué la gente insiste en escribir “de camino” cuando va a llegar tarde a una reunión o compromiso? La falta de puntualidad demuestra desorganización, pobre manejo de tiempo y poco respeto propio y por los demás. Proyectemos lo mejor de nosotros. Puntual es 10 minutos antes de la hora citada. Temprano es 20 minutos antes.