Columna de Mariliana Torres: ¿Podremos preguntarle a la Junta?

Por Mariliana Torres @MarilianaTorres

De unos meses para acá los números y las estadísticas dejaron de ser aburridos. Cuando las primeras planas de los periódicos y noticiarios hablaban de presupuesto y la deuda gubernamental, muchos no le prestaban atención o minimizaban el asunto al ámbito político partidista. Hasta que un día, como el cuento de Caperucita, el lobo tocó la puerta.  Más allá de la aridez del lenguaje económico, ahora todos quieren conocer los detalles de la posible imposición de la junta de control fiscal. Y es que no se trata de  una sencilla suma o resta. Cuando el asunto toca el bolsillo de cada uno de nosotros, entonces la suma equivale al futuro de Puerto Rico. Todos deberíamos estar en sintonía con la mejor disposición de aportar a la discusión seriamente. El problema es que da la mala pata que la propuesta congresional se dio a conocer a solo tres meses de las primarias y a nueve meses de las elecciones, y, como aquí la política es el deporte universal, algunos candidatos están más interesados en su candidatura que en lo que nos viene encima. Total, que, si establecen la junta de control fiscal, tendrán que pedir permiso para legislar y se convertirán en figuras decorativas, al igual que algunos miembros de la realeza, pero, en el caso nativo, sin carruaje ni diamantes. Es una burla a los poderes conferidos, una constatación del coloniaje y el despido del ideal estadista.

La prensa salmón (prensa especializada en economía) ha hecho un trabajo encomiable exigiendo respuestas y analizando documentos, algunos obtenidos por el trámite judicial. El pueblo puertorriqueño tiene el derecho a conocer cuáles son los documentos, su contenido e implicaciones, sobre todo cuando su trabajo y el futuro de sus hijos se tambalea. Puerto Rico se encuentra en una coyuntura económica con circunstancias particulares que la prensa debe comunicar responsablemente.

Es decir, no dejárselo todo a las administraciones de gobiernos que históricamente sabemos que han mentido para evitar la transparencia. En comunicación, sabemos que una noticia nefasta se traslada automáticamente a la zona de resultados negativos. Como la prensa puede anticipar resultados adversos, si cuenta con fuentes fidedignas, se convierte en una voz muy fuerte en el ámbito de la educación y la prevención. Hay un amplio espectro de situaciones negativas que nos pueden acompañar en los próximos meses: despidos, cierres, señalamientos, multas, noticias escandalosas y litigaciones.

¿Por qué debemos asumir la irresponsabilidad de otros? Sencillamente porque ya está consumado el acto y ahora nos toca a todos salir a flote guste o no guste. ¿Qué se pudo haber evitado? Esto es obvio. Como observarán, no se trata solo de una simple suma o una resta. Aquí, de una vez y por todas, los que dicen ser administradores del erario tendrán que aprender a planificar y no a desvestir a un santo para vestir a otro. Tendrán que aprender a establecer prioridades y a respetar el dinero de los contribuyentes.

Los periodistas salmón o económicos tienen y tendrán mucho trabajo, pues esta crisis no se resolverá de la noche a la mañana. Algunos expertos en asuntos financieros entienden que el matrimonio y los resultados, de imponerse la junta de control fiscal, tardarán al menos cinco o siete años. El gran desafío será hacer un mejor trabajo, aunque al preguntar y exigir respuestas se encuentren con decenas de puertas cerradas. Evitar ser alarmistas y procurar servir de cauce. Confío en que el trabajo periodístico especializado se hará y se explicará en un lenguaje sencillo, pero manteniendo la profundidad. Tendrán que buscar respuestas con sus fuentes de información, porque dudo que la junta se abra a preguntas y respuestas. Como el pueblo no se puede conformar con los titulares, es importante que tome parte de este asunto crítico y exija respuestas. Transparencia en cada una de las negociaciones y acuerdos. Más análisis críticos de los temas económicos en los medios de comunicación. Para el periodismo económico, será la gran oportunidad de interesar a otros. Para los medios de comunicación, será la oportunidad de captar más audiencia y lectores que hasta ahora no estaban interesados en ese tipo de información y que sin duda ahora le están sacando dinero del bolsillo.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo