Columna de Alex Delgado: Enterrando basura

En los pasados días han ocurrido varias noticias referentes al manejo de basura en la isla que me llamaron la atención, lo que, a mi juicio, hace evidente una agenda oculta para proteger y promover el que se siga enterrando basura en Puerto Rico.

En primera instancia, las organizaciones que se oponen al desarrollo de una planta de recuperación de desperdicios sólidos y su conversión a energía en Arecibo relizaron un media tour para intensificar su pataleta contra la empresa Energy Answers. Insisten en que dicho proyecto es una amenaza para el ambiente y las comunidades. No obstante, aún no han podido explicar cómo en otras jurisdicciones de Estados Unidos y Europa este tipo de plantas van en aumento sin ser una amenaza ambiental, ya que la tecnología se encarga de ese aspecto.

En Massachusetts existe una planta de Energy Answers que lleva más de 20 años operando y colinda con una finca de cranberries, con los que hacen los juguitos que usted se toma. Cerca de la Torre Eiffel de París construyeron otra planta waste to energy. 

Ahora bien, los que se oponen a la planta de Arecibo miran hacia el lado y no dicen ni ji con otras compañías que siembran basura y que contaminan las tierras, ríos e incluso el propio caño Tiburones, en el caso de Arecibo. Luego, se dan de pecho “defendiendo” (nótese las comillas) el caño.

La semana pasada se suscitó un fuego intenso en el vertedero de Vega Baja. ¿Ha visto, leído o escuchado usted a estas organizaciones levantando su voz de protesta? ¿Luchan contra los vertederos con la misma intensidad que lo hacen contra la planta de Arecibo? No.

Hace unos días una persona de Arecibo publicó una foto en la que aparece una máquina excavando en la tierra y el siguiente mensaje: “Construcción primer gacebo en la Poza del Obispo Arecibo, auspiciado por Comwaste. Gracias mil [sic]”. Conwaste es la operadora del vertedero de Arecibo y el que publicó el post es, casualmente, uno de los que se opone a la planta de Energy Answers. ¿Entiende usted ahora lo que ocurre tras bastidores en la campaña contra la planta norteamericana? Luego del blooper, la persona cerró su cuenta de Facebook.

Como les he indicado en otros escritos, ninguno de los que se oponen a la planta (que he entrevistado) han leído sobre su tecnología, han visitado la planta de Massachusetts, han entrevistado a los vecinos de esa comunidad, han indagado sobre si han surgido allí enfermedades en los habitantes por la planta. Su razonabilidad para oponerse es porque sí. Nada más.

Puerto Rico tiene un serio problema de desperdicios sólidos y mantenemos unos bajos niveles de reciclaje. Vertederos como el de Arecibo, Vega Baja, Juncos y muchos otros representan hoy una amenaza al ambiente. Personalmente, visité uno hace unas semanas y pude documentar, con video y fotos, un riachuelo de lixiviados saliendo de la montaña de basura y bajando por un canal de tierra. Desde ese punto se veía un río, una escuela y una urbanización.

Sobre eso nadie habla. Ahí las organizaciones y los abogados “ambientalistas” son sumamente pasivos, prácticamente inexistentes. En estos casos, la secretaria del Departamento de Recursos Naturales, Carmen Guerrero, y otras personas que estuvieron en el gobierno no meten sus manos como lo hacen por debajo de la mesa con la planta de Arecibo. ¿Por qué? Buena pregunta.

Puerto Rico debe mirar al futuro y desarrollar proyectos para atender el problema de la basura con estrategias tecnológicas que sean compatibles con la protección del ambiente, como ocurre en Estados Unidos y otras partes del mundo. Si hay una organización rigurosa es la Enviromental Protection Agency (EPA) y bajo el escrutinio de esta dependencia federal se están desarrollando plantas waste to energy. El problema lo tenemos hoy y no podemos depender de campañas de reciclaje a largo plazo o de teorías ilusas como la de no generar basura, llamada basura cero.