Columna de Tirzha Alcaide: Confesiones de una ¡CHILLA!

Quiero aclarar que no es el relato de una sola mujer que ha sido la "amante" de un hombre casado, sino, por el contrario, son varios relatos, cuentos, anécdotas e historias que han llegado a mí a traves de los años. Aquí les dejo mi opinión.

Ventajas de ser la “AMANTE”: No tienes que dormir con el todos los días = ronquidos, movimientos, ruidos, etc., etc., de ellos durante la noche.  Dormir sola es mucho mas cómodo.

No tienes que lavarle la ropa y tenerle sus cosas organizadas etc., etc… Allá la mujer es la encargada de ese departamento.

No tienes que cocinar todos los días lo que a él le gusta… a ti te sacan a comer fuera.

No tienes que escuchar las quejas y lamentos de su trabajo, no hay tiempo para eso… a ti vienen con deseos de estar relajado y chilling.  Champagncito, masajito, buen sexo…

No tienes que bregar con sus  hijos ni su familia…el tiempo es solo para ustedes y disfrutar.

No tienes que depender de él para hacer tu vida, tienes una vida activa, sin él.

Y la más importante para mí es: no tienes que tener sexo cuando él quiere, SINO cuando TÚ quieres.

Hay muchas mas ventajas del “acortejamiento” pero no sé si en esta época se estén dando mucho.

Por ejemplo, solía ser costumbre (antaño) que un caballero adinerado y de sociedad tuviese su esposa y familia, y una querida instalada con casa bien acomodada.   Esto incluía un “expense account”, viajes y otros beneficios.  Hoy, como están las cosas, si te pagan la luz tienes suerte.  Y si te consigues uno así, mantenlo hasta que te dure, porque la cosa está difícil y los “NOVO RICH” ahora son “NOVO POOR” y ni las esposas pueden gastarse el poco dinero que les queda.

El problema en estos tiempos, de estreches económica, es que las mujeres quieren quitarles los maridos a las otras.  Señoras, eso no se hace.  Eso está mal.  Lo mal quitado no luce.  Además, hay tal cosa como el KARMA, que te las va a cobrar por donde más te duele.  Y por consecuencia vas a terminar siendo la esposa de un hombre infiel que te va a ser infiel a ti con la  próxima.

Ser la amante es un status muy fuerte y muchos lo ven como pecaminoso, pero la realidad es que ser la amante es mucho más divertido que ser la esposa, aunque deben entender que en su mayoría es una relación temporera y con fecha de expiración.  La amante disfruta de lo mejor del hombre, de la parte que es placentera de ellos.  Coqueteo, flirtting, seducción, sexo apasionado y muchas feromonas.  Además,  de un estado de euforia por tantas endorfinas secretadas durante el sexo.

No todas nacieron para ser amantes ni todas nacimos para ser esposas.  Creo que hay etapas en la vida de uno donde suceden relaciones que no son correctas pero sí son placenteras.  Ubícate en la relación que te ha tocado compartir y acéptala por lo que es.  No quieras ser la esposa de tu amante ni pretendas convertir a tu amante en tu esposo.  Son dos mundos paralelos que no pueden co-existir. O sea, hay veces que serás la novia/esposa y otras veces seras la chilla.  Acéptalo con dignidad y aprende la lección que el universo te esta enviando.

Tip; Si te toca ser la amante, disfruta cada momento y no te enamores.  Lo puedes querer y tener cariño pero no te enamores de él.  Entiende es algo temporero.

BigTurnOff; Un amante que te cele y sea posesivo.  No dejes que un controlador te gobierne. no eres su esposa, no tienes que hacer nada que tú no quieras.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo