Opinión

Trabas a la retención estudiantil en la UPR

Lee la columna de la estudiante de Derecho en UPR.

Débora L. Aponte Martínez

No hay duda de que las medidas de austeridad impuestas por un ente no electo a nuestras instituciones públicas, como lo es la Universidad de Puerto Rico, han traído cambios sustanciales a la oferta académica y a recursos de apoyo al estudiante y al profesorado, entre otras áreas importantes.

No obstante, la misión de la Universidad de Puerto Rico se debe mantener firme: reclutar, retener y educar a su mejor talento. Lamentablemente, este no es el caso para muchos programas graduados en sesiones nocturnas. Como estudiante que ya pasó por varias clases en dos programas graduados en la UPR-RP (Trabajo Social y Derecho) tengo varias sugerencias para aportar a la retención estudiantil.

La primera es ampliar la oferta en términos de profesorado: ¿Por qué hay un solo profesor nocturno dando una clase fundamental como lo es Derecho Procesal Civil en un programa graduado? La otra sugerencia es variar la evaluación académica. Que la nota de todo un semestre dependa de un solo examen final es una manera retrógrada y no efectiva de medir conocimiento. Por esta misma línea, la UPR debe ser flexible en la metodología de sus clases tanto diurnas como nocturnas. Se deben ajustar clases a modelos alternos pedagógicos para estudiantes que, por justa causa, no pueden estar todo el tiempo de manera presencial (ejemplo: alternativas híbridas, virtuales, trabajos asignados, entre otras soluciones).

Por último, pero no menos importante, la UPR debe ofrecer de manera más agresiva (y no esperar a que el estudiante llegue al recurso) consejería académica, consejería en rehabilitación, consejería sobre uso y abuso de sustancias y grupos voluntarios dirigidos por profesionales para estudiantes que estén buscando apoyo en el área de salud mental, en especial para profesiones como el Derecho y la Medicina que son alto estrés. También hace falta extender las horas del cuido diurno para madres y padres con hijos estudiando en la UPR en programas nocturnos. Es una situación sumamente lamentable que no se le ofrezca ningún recurso a madres y padres que son estudiantes y que el cuido de la UPR-RP cierre temprano.

El mayor activo de la Universidad de Puerto Rico somos sus estudiantes: los diurnos, los nocturnos, los subgraduados, los graduados, los que están en educación continua, los investigadores. La UPR debe trabajar para ampliar su oferta académica, apoyar a la variedad de estudiantes que en ella intentamos hacer nuestro futuro, asegurar su retención y ofrecerle los recursos básicos para que podamos cursar exitosamente sus programas académicos.

Tags

Lo Último

Te recomendamos