Opinión

“Nunca voy a olvidar ese día, fue duro”. Habla la esposa de Piculín Ortiz tras diagnóstico de cáncer del exbaloncelista.

Fernan Vélez Nalgorazzi tiene la entrevista exclusiva.

Piculín

Como todo Puerto Rico y alrededor del mundo, yo también me asombré y preocupé muchísimo cuando, mientras husmeaba en Instagram, me sale (acabado de postear) el post del astro, la leyenda del básket y orgullo boricua, José “Piculín” Ortiz, de 60 años, anunciando que tenía cáncer colorrectal. Pero más asombro me dio verlo junto a su esposa de lo más tranquilo en su sofá, con una paz y entereza admirables, dando frente con algo tan privado y completamente decidido a dar la batalla.

Tuve la oportunidad y el honor de hablar en exclusiva con su inseparable esposa Sylvia Ríos, quien nunca había hablado públicamente en una entrevista sobre este difícil proceso que enfrentan hace ya 3 meses. Los que me conocen saben que, aparte de ser un presentao’, soy preguntón. Mis entrevistas jamás en la vida son cortas (pero no tan maratónicas como los podcast de Chente), así que hablé con Sylvia desde cuando deciden hacerse la colonoscopía, lo que vivieron durante el momento del diagnóstico, al escuchar la palabra “cáncer” por parte de la doctora, de vivir en carne propia ese miedo, las lágrimas que han derramado. Se van a enterar paso a paso de todo lo que han vivido desde entonces, hasta hoy, muchas de las cosas nunca las habían dicho ni publicado en sus redes sociales, como por ejemplo por qué decidieron hacerlo público. Sylvia nos da una actualización de cómo sigue el Picu de salud y cómo va el tratamiento. Pero en especial, habla de la enseñanza que se han llevado juntos. Sin duda, una enseñanza que debemos aplicarnos todos.

Sylvia ¿qué te pareció la dedicatoria de las recientes Fiestas de la Calle San Sebastián al Picu y ver ese cariño que le tiene la gente?

“Fue una bonita sorpresa, recibió la llamada del alcalde de San Juan, Miguel Romero, dandole la noticia de su dedicatoria dos días después de recibir su diagnóstico, imagínate. Picu es una persona muy querida, fue muy emotivo acompañarlo a recibir la dedicatoria, también escuchar a la gente gritar su nombre y demostrarle su cariño. Aprovecho y agradezco al alcalde por todas sus atenciones.”

¿Cómo fue ese 2 de noviembre pasado cuando Picu recibió el diagnóstico? ¿Estabas con él? ¿Estaba tranquilo? ¿Qué fue lo primero que pensaron?

“Nunca voy a olvidar ese día, lo acompañé a realizarse el estudio y fue duro para mí escuchar su diagnóstico, algo surreal. Su reacción fue positiva porque su gastroenteróloga, la Dra. María Eugenia Ríos, quien es nuestra amiga, nos explicó muy bien y aclaró todas nuestras dudas.”

¿Esta colonoscopía fue de rutina o por alguna molestia que tenía? ¿Acostumbraba a realizárselas rutinariamente?

“Picu nunca se había realizado la colonoscopía, yo insistía bastante pero el negocio consumía mucho tiempo. Luego de vender el negocio, lo primero que hice fue sacar la cita.”

¿Cuáles fueron tus palabras para Picu tan pronto se enteran del diagnóstico?

“No recuerdo haberle dicho nada justo en ese momento, nos miramos con cara de asombro. Mis primeras palabras fueron a la doctora ¿cómo sabes que tiene cáncer sin haber una patología? Su contestación, “por mi experiencia y lo que vi, es cáncer”. Ya en nuestra casa y con mucho miedo porque aún no teníamos toda la información, le dije que íbamos a buscar el mejor tratamiento, no importa donde fuera.”

No es una noticia fácil de digerir para nadie. Ustedes han demostrado que a pesar de todo, están dándole frente, admirablemente. Pero, en la intimidad del hogar, ¿han llorado?

“Claro y he sentido miedo también, pero no nos podemos quedar ahí, teníamos que avanzar para buscar información, hacer consultas y empezar a batallar ese diagnóstico lo antes posible.”

¿Cuáles fueron las primeras gestiones que hicieron luego de enterarse?

“Primero escuchar y seguir las recomendaciones de la gastroenteróloga. Luego comunicarnos con un amigo hematólogo/oncólogo en Cabo Rojo y él nos fue guiando en el proceso y nos refirió a la Dra. Marcia Cruz en Panoncology Trials, donde recibe su tratamiento y está muy a gusto con la Dra. García Pallas.”

¿Cómo, cuándo y por qué deciden hacerlo público los días previos a Acción de Gracias?

“Fue causalidad, luego del diagnóstico Picu comenzó a hacerse estudios, visitar oficinas médicas, comunicarlo a nuestras familias y antes de hacerlo público quería tener el plan al que sería sometido y eso tomó varias semanas. Todo trabaja en orden divino.”

¿Cuán duro fue para ambos, en especial para ti, estar a su lado en el momento que hace el anuncio?

“Fue incómodo, no quieres estar en esa posición vulnerable de manera tan pública pero él me lo pidió, que estuviera a su lado y ¿cómo no hacerlo? si nosotros siempre nos apoyamos mutuamente. Una noticia como esa no es fácil compartirla, es un asunto muy íntimo. Sin embargo, aunque es un asunto muy privado decidió hacerlo público para evitar especulaciones y llevar el mensaje de lo importante que es hacerse chequeos a tiempo y evitar en lo posible tener cáncer.”

¿Qué te mantiene de pie y firme ante este proceso? Y al Picu.

“Nos mantiene firmes la fe y esperanza de que él va a sanar. El amor de la familia, el acompañamiento de sus hijos y también ese círculo de amigos que no nos sueltan y todas las personas que cuando nos ven en algún lugar nos bendicen tanto a él como a mí.”

¿Es la situación de salud más fuerte que han enfrentado juntos?

“Indudablemente.”

¿Cómo ha sido el apoyo de ambas familias en este difícil momento?

“Enorme, nosotros venimos de familias muy creyentes en Dios y esa fortaleza y amor siempre está ahí. La comunicación con sus hijos es medular y hasta Aquiles y Athena (nuestros perros) juegan un rol terapéutico importante.”

¿Qué significa José para ti?

“Es mi amado, el hombre que elegí para divertirnos en las buenas y acompañarnos en las no tan buenas. Él sabe lo que significa para mí, se lo demuestro todos los días, es mi compañero de vida.”

¿Imaginas cómo sería tu vida sin él?

“No me anticipo a pensar en eso, falta muuuucho para eso.”

Siempre los veo juntos, viviendo la vida al máximo con sus altas y bajas. ¿Qué más les queda por hacer juntos?

“Nos queda de todo por hacer juntos, sobre todo muchos viajes, continuar navegando y disfrutar el mar, ver a nuestra familia crecer, quizás con nietos ¡o más perros!”

¿Qué has aprendido de esta situación?

“Como dice Picu, que la vida hay que enfrentarla y jugar la mano que toque.”

¿Cuál enseñanza te llevas?

“La enseñanza más grande que nos llevamos y que quisiéramos que otros aprendan de nuestra experiencia, es que hay que hacerse los estudios requeridos a tiempo, no importa lo ocupados o ajetreados que estemos, hay que sacar el tiempo para atender la salud.”

¿Cómo está Picu hoy con el tratamiento?

“Ya culminó su segundo ciclo de quimioterapia, son seis

¿Qué dicen los médicos hasta ahora?

“Siempre optimistas de que él va a sanar.”

¿Ha tenido efectos secundarios fuertes?

“Ha tenido algunos, como cansancio, pero como atleta de alto rendimiento, su mente es más fuerte y no se amilana. Es increíble, pero está entrenando en el gimnasio, ¡es admirable!”

¿Qué mensaje le das como esposa a todas las personas y fanáticos que han seguido la carrera, vida y este proceso del Picu y que no han parado de orar por él?

“Que continúen orando por él, que no hay cosa más bonita y emotiva para mí y sobre todo para él que cuando lo ven, le echan la bendición. Las oraciones traen milagros y el mayor deseo y esperanza como familia es que mi esposo sane. Al pueblo de Puerto Rico, gracias por los mensajes, notitas entregadas a la mano, abrazos, obsequios y sus oraciones. No me alcanzará la vida para expresarles agradecimiento por lo emotivo que es sentir el amor de tanta gente a mi esposo, es hermoso.”

Gracias Sylvia por confiar en mí. Mis oraciones también para el Picu, para ti y toda la familia.

Se enteraron #PrimeroConElNalgo.

Tags

Lo Último

Te recomendamos