Opinión

Opinión de Alex Delgado - Cabilderos de la estadidad: Es hora de traerlos a casa

Lee aquí la columna del periodista y director de programación de NotiUno.

La inmensa mayoría de los estadistas serios saben que esa delegación… no avanzará ni un centímetro la estadidad. Los sueldos de estos cabilderos de la estadidad es una especie de PUA, un “estímulo económico” que hace ganar mucho dinero por hacer nada o muy poco”.

Eso escribí en Metro el 20 de mayo del 2021 luego de la elección de seis personas para “cabildear” por la estadidad. No ha pasado un año del escrito y hoy vemos que en efecto, los únicos beneficiados de este experimento son los 5 delegados que cobran hasta $10,000 mensuales por hacer nada o muy poco, siendo el rostro símbolo de esto la delegada Elizabeth Torres, aunque no se limita a ella. ¿Porqué ella es la líder? Porque es la única que ha expresado que lo que hace no sirve, que no servirá y que le seguirá fajando al pueblo hasta $10,000 mensuales por algo que llevará a nada; por el pobre desempeño en el puesto que ocupa y por promover, a fuerza de tenedores, la burla general al ideal.

Su segundo informe es de 104 páginas y uno dice “¡Wao! ¡Pero que pelota de informe!”. Sin embargo, desde el índice temático uno ve lo pobre del mismo. La página 1 es la portada, la 2 el índice, y desde la 3 hasta la 68 (65 páginas) lo dedica a su disputa política-personal con el gobernador Pedro Pierluisi, quien se negó a concederle un indulto total a su compañero sentimental. De la página 68 a la 82 (14 páginas) habla de lo que fueron sus “gestiones” en el segundo trimestre. Aquí rellena desde la página 68 hasta la 74 (6 páginas) repitiendo lo que ya había “rendido” en el primer informe. Hasta la juramentación como delegada incluyó como “gestión” hecha “a favor” de la estadidad.

De la página 82 a la 104 retoma su guerra con Pierluisi y el PNP. De la página 57 a la 60 (4 páginas) habla de porqué no renuncia, indicando que no lo hace porque el pueblo estadista le pide que no lo haga, que recuerda los ojos de los que votaron por ella y porque luego de conversar con Dios, decidió quedarse en el puesto y seguir cobrando. Ese podría ser el argumento más sólido: ¿quién desobedece una orden del Señor para seguir cabildeando por la estadidad y fajándole $10,000 mensuales al pueblo? Solo un siervo puede entenderlo. Otro argumento es que si ella se va, ¿quién combate la corrupción? ¡Imagine usted! Eso sería como imaginar la isla sin Eliezer Molina.

Honestamente mientras leía el informe de Elizabeth Torres, por su labia, me venía a la mente “Simon Leviev” y el documental de Netflix “The Tinder Swindler”. Aunque admito que es lo mismo que me pasa cuando leo o escucho a los demás cabilderos de la estadidad y a muchos líderes del PNP, aunque los demás no tienen el mismo arte histriónico y poético. Coincido con Torres que el PNP y su liderato usan la estadidad para beneficiarse. Pero aunque lo niegue, ella está cortada con la misma tijera de ese liderato. Aprovecha la causa y le saca partida económica.

Luego del video de los tenedores, ¿qué congresista tomará en serio a Elizabeth Torres?. Bueno, pues quizás alguno que crea que la vacuna tiene chip y que le saca un tercer ojo en la frente a los vacunados.

Ahora bien, la mayor aportación de Torres con su video de los tenedores fue visibilizar lo inservible e inepto del proyecto que le deja en la cuenta de banco $90,000 anuales a los cabilderos que cobran, aunque del grupo tiendo a sacar aparte a la Lcda. Zoraida Buxó porque es la única que comunica constantemente y con frecuencia sus gestiones en la capital federal.

En mi opinión, Torres y su video ayudó a abrir los ojos al pueblo, en especial a gran parte del sector estadista, de que estamos botando el dinero en esos cabilderos, algo que no se circunscribe estrictamente a Torres. En el caso de Ricardo Rosselló, es inconsecuente en la discusión del desperdicio de fondos porque él no cobra. Pero, ¿qué ha hecho Mayita Meléndez, Roberto Lefranc Fortuño y Melinda Romero? ¿Le cobran al pueblo de Puerto Rico por dar entrevistas de la estadidad? Los que ponen en un informe como gestiones para cobrar $90,000 al año que dan entrevistas a los medios de comunicación solo patentizan que este proyecto es un tumbe al pueblo de Puerto Rico y su lastimado bolsillo.

Señor gobernador, los cabilderos de la estadidad no funcionan y acuño una frase utilizada en una campaña, es hora de traerlos a casa y no seguir malgastando el dinero del pueblo en una estrategia que sencillamente no funciona y que solo imanta fondos públicos a cuentas de bancos personales.

Más columnas de Alex Delgado:

  1. ¿Dictadura por las vacunas?
  2. ¿Por qué no revelar mi fuente?
  3. Otro secuestro político
Tags

Lo Último

Te recomendamos