Locales

Federales acusan a ciudadanos dominicanos por contrabando de anguilas

Los sujetos intentaron llevar alrededor de 5 mil anguilas vivas de Puerto Rico a República Dominicana

Bandera de los Estados Unidos ondea en el Tribunal Federal en Hato Rey.

Un Gran Jurado federal en el Distrito de Puerto Rico presentó una acusación contra dos ciudadanos dominicanos por contrabando de anguilas, tráfico y por no acatar la orden de detener la embarcación en la que viajaban.

La acusación fue presentada el 29 de febrero, según anunció el fiscal federal de los Estados Unidos, para el Distrito de Puerto Rico, Stephen Muldrow.

Según la acusación, el 21 de febrero de 2024, Saúl Enrique José De La Cruz y Simón De La Cruz Paredes, exportaron e intentaron exportar anguilas americanas juveniles desde Estados Unidos sin declarar la mercancía a los funcionarios del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos. Los acusados también fueron acusados de tráfico según la Ley Lacey por transportar e intentar vender los peces en violación de las regulaciones de Estados Unidos, y por no acatar la orden de la Guardia Costera de Estados Unidos de detener su embarcación.

Recomendados

Supuestamente, las autoridades detectaron una embarcación sospechosa, aproximadamente a 39 millas náuticas al norte de Arecibo. La Guardia Costera se percató que la lancha no tenía bandera y estaba equipada para el contrabando. Al acercarse, los acusados no acataron la orden de detenerse, por lo que la embarcación fue neutralizada. Los acusados fueron capturados a bordo en posesión de aproximadamente 22 bolsas de más de 5,000 anguilas americanas vivas por bolsa que estaban siendo transportadas de Puerto Rico a República Dominicana.

Si son condenados, los acusados enfrentan una pena máxima de veinte años de prisión.

“La Oficina del Fiscal de Estados Unidos está comprometida a hacer cumplir las leyes federales de protección ambiental y a responsabilizar a los infractores por el daño que causan. Estas leyes protegen a los animales, los recursos y los hábitats dentro de Puerto Rico”, dijo Muldrow en declaraciones escritas.

“Este caso destaca las medidas extremas que las organizaciones de contrabando están tomando en violación de las leyes de pesca de Estados Unidos para acceder y vender anguilas americanas juveniles en el mercado internacional, una actividad que amenaza con poner en peligro la población de anguilas americanas en el Caribe”, dijo jefe de respuesta del Sector San Juan de la Guardia Costera, Gerard Wenk.

“Una de nuestras principales prioridades es combatir el tráfico ilegal de vida silvestre e investigar a individuos y organizaciones que están involucrados en la comercialización ilegal de los peces y la vida silvestre de nuestra nación. La cosecha ilegal de anguilas americanas representa una amenaza vital para la supervivencia de esta especie esencial y socava la gestión legal de pesquerías, poniendo en peligro el ecosistema”, sostuvo el director asistente de la Oficina de Cumplimiento de Leyes del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre, Ed Grace.

Tags

Lo Último

Te recomendamos