Mundo

Mueren 67 palestinos en asalto de Israel en Gaza

El ejército de Israel rescató a dos rehenes

Fuerzas israelíes rescataron a dos rehenes el lunes de madrugada en un asalto a un vigilado apartamento en el sur de la Franja de Gaza y sacaron a los prisioneros entre disparos en una espectacular operación que fue un éxito pequeño pero significativo para Israel. Al menos 67 palestinos murieron, incluidos mujeres y niños, según responsables hospitalarios palestinos en el castigado territorio.

Para asistir a las fuerzas armadas, intensos ataques aéreos golpearon la zona cerca del apartamento en Rafah, la ciudad en el extremo sur de la Franja de Gaza a la que 1,4 millones de palestinos habían huido para escapar de los combates en el resto del territorio en la guerra entre Israel y Hamás.

La redada fue celebrada en Israel como una victoria en los lentos esfuerzos por liberar a los más de 100 rehenes aún en poder de Hamás y otros milicianos en Gaza, y animó brevemente a un país que aún no se recupera del asalto transfronterizo de Hamás a finales del año pasado. Pero en Gaza, donde los civiles han sufrido un golpe devastador desde el estallido de la guerra el 7 de octubre, la operación provocó otra tragedia de la guerra con muchos palestinos muertos o heridos.

La situación de los rehenes ha conmocionado a Israel y el gobierno ha convertido la liberación de las docenas de personas que siguen cautivas en una prioridad de su guerra, junto con destruir las capacidades militares y de gobierno de Hamás. Pero conforme se alarga la guerra, que ya está en su quinto mes, su liberación sigue siendo esquiva y han surgido divisiones en Israel sobre la mejor forma de terminar con sus penurias.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha insistido en que la presión militar persistente conseguirá su libertad, aunque otros altos funcionarios se han opuesto y dicen que un acuerdo es la única forma de liberarlos.

Israel ha descrito Rafah como el último bastión de Hamás en Gaza tras más de cuatro meses de guerra e indicó que su ofensiva terrestre podría dirigirse pronto a la populosa ciudad. La Casa Blanca dijo el domingo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había advertido a Netanyahu que Israel no debía realizar una operación militar contra Hamás en Rafah sin un plan “creíble y ejecutable” para proteger a los civiles.

El ejército identificó a los rehenes rescatados como Fernando Simon Marman, de 60 años, y Louis Har, de 70. Indicó que ambos fueron secuestrados por milicianos de Hamás en el kibutz Nir Yizhak durante el ataque transfronterizo del 7 de octubre que desató la guerra entre Israel y Hamás.

Se estima que milicianos de Hamás mataron a unas 1.200 personas y secuestraron a otras 250 en el asalto del 7 de octubre. Una ofensiva aérea y terrestre israelí ha matado a unos 28.000 palestinos, según autoridades locales de salud, desplazado al 80% de la población y provocado una enorme crisis humanitaria.

Unos 100 rehenes fueron liberados durante un cese el fuego de una semana en noviembre. Israel dijo que quedaban otros 100 rehenes y que Hamás tiene los restos de unos 30 fallecidos que murieron o bien el 7 de octubre o en cautiverio. El ejército mató por error a tres rehenes después de que escaparan de sus captores en diciembre.

“Sólo la continuación de la presión militar, hasta una victoria total, traerá la liberación de todos nuestros cautivos”, dijo Netanyahu en un comunicado.

UN ASALTO ESPECTACULAR

Los rehenes estaban en un apartamento en un segundo piso en Rafah vigilados por hombres armados de Hamás en el apartamento y edificios cercanos, dijo el vocero militar Daniel Hagari.

Las fuerzas especiales ingresaron en el apartamento bajo ataque a las 1:49 de la madrugada del lunes, acompañadas un minuto después por una serie de ataques aéreos en los alrededores, indicó. Miembros del equipo de rescate cubrieron a los rehenes con sus cuerpos mientras estallaba una intensa batalla en varios lugares a la vez con muchos hombres armados de Hamás.

Los rehenes fueron trasladados a una “zona segura” cercana y pasaron una revisión médica rápida antes de ser evacuados por aire al hospital Sheba, en el centro de Israel. Según los reportes, estaban en buenas condiciones físicas. Eran apenas el segundo y tercer rehén en ser rescatados a salvo. Una soldado fue rescatada en noviembre.

Hagari dijo que la operación se basaba en “información precisa” y que el lugar llevaba un tiempo bajo vigilancia. Dijo que Netanyahu se había reunido con el jefe del ejército y otros funcionarios de alto nivel mientras se realizaba la operación.

El rescate era un espaldarazo moral para los israelíes, pero un paso pequeño hacia conseguir la liberación de todos los cautivos. Se cree que los rehenes que quedan están dispersos y escondidos en túneles, probablemente en malas condiciones.

Har y Marman fueron secuestrados de una casa con otros tres familiares que fueron liberados en el acuerdo de finales de noviembre. No quedan otros miembros de esa familia en Gaza, indicaron medios israelíes.

El yerno de Har, Idan Begerano, dijo a reporteros que su esposa y él habían podido ver a los rehenes liberados en el hospital. Ambos estaban pálidos y delgados, pero se comunicaban bien y no estaban desorientados. Begerano dijo que nada más verle, Har le había dicho: “es tu cumpleaños hoy, mazal tov”.

DOCENAS DE MUERTOS EN ATAQUES

Los ataques aéreos que respaldaron el asalto de las fuerzas israelíes golpearon la abarrotada Rafah en medio de la noche y se oyeron docenas de explosiones en torno a las 2 de la madrugada. Ashraf al-Qidra, vocero del Ministerio de Salud en el enclave gobernado por Hamás, informó de al menos 67 muertos en los bombardeos.

Los rescatistas aún estaban buscando entre los escombros, dijo. Un periodista de Associated Press contó al menos 50 cuerpos llevados al hospital Abu Youssef al-Najjar Hospital en Rafah.

En redes sociales circulaban imágenes del hospital Kuwaití de Rafah que mostraban niños muertos o heridos. En un primer momento no fue posible verificar las imágenes, pero su contenido encajaba con la información de AP.

Los heridos se veían en el suelo del hospital mientras los médicos intentaban atenderlos. Un hombre herido estaba en el suelo con dos niños ensangrentados tumbados en el suelo. “Rescaten a la niña”, gritaba.

También se veía a un joven que llevaba una bebé que según dijo había muerto en los ataques. Añadió que la niña, la hija de su vecino, había nacido y muerto durante la guerra.

“Que venga Netanyahu y mire: ¿es esta (bebé) su banco de objetivos?”, dijo. “¿Qué culpa tiene ella?”.

PREOCUPACIONES SOBRE RAFAH

Netanyahu ha dicho que enviar tropas a Rafah es esencial para alcanzar los objetivos de guerra de Israel. Biden ha instado a Israel a ejercer una cautela extrema antes de entrar en la ciudad. Se estima que 1,4 millones de palestinos —más de la mitad de la población de Gaza— están hacinados ahora en Rafah, donde cientos de miles de personas viven en amplios campamentos de carpas y refugios sobrepasados de Naciones Unidas.

Los comentarios de Biden en una llamada telefónica con Netanyahu el sábado por la noche fueron su mensaje más enérgico hasta ahora sobre una posible operación. Biden, que la semana pasada dijo que la respuesta militar israelí era “exagerada”, también pidió medidas “urgentes y específicas” para reforzar la ayuda humanitaria. La televisora israelí Channel 13 dijo que la conversación había durado 45 minutos.

Buena parte de la conversación se dedicó a un posible acuerdo de cese el fuego, según un destacado funcionario estadounidenses, y tras semanas de diplomacia hay un “marco” general “prácticamente” asentado sobre un acuerdo que podría suponer la liberación del resto de rehenes que tiene Hamás a cambio de prisioneros palestinos y un receso en los combates.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para comentar las negociaciones, reconoció que “quedan diferencias”, aunque declinó dar detalles. El funcionario dijo que la presión militar sobre Hamás en la ciudad sureña de Jan Yunis en las últimas semanas ayudó a avanzar hacia un acuerdo.

La oficina de Netanyahu declinó hacer comentarios sobre la llamada. La televisora de Hamás Al Aqsa citó a un funcionario de Hamás no identificado que dijo que cualquier invasión de Rafah “dinamitaría” las negociaciones mediadas por Estados Unidos, Egipto y Qatar.

Biden y Netanyahu hablaron después de que dos funcionarios egipcios y un diplomático occidental dijeron que Egipto amenazaba con suspender su tratado de paz con Israel si se envían tropas a Rafah. Los Acuerdos de Paz de Camp David han sido una piedra angular de la estabilidad regional durante unos 40 años. Egipto teme que se produzca un éxodo masivo de refugiados palestinos a los que quizá nunca se permita regresar.

Tags

Lo Último

Te recomendamos