Mundo

La policía paquistaní libera a 290 activistas baluchíes detenidos en protestas

Organizadores de la protesta habían dado un plazo límite a las autoridades para que liberaran a todos los detenidos

La policía paquistaní liberó el lunes a 290 activistas baluchíes que fueron detenidos la semana pasada cuando intentaban celebrar una protesta en la capital.

Organizadores de la protesta habían dado un plazo límite a las autoridades para que liberasen a todos los detenidos.

Los activistas habían viajado 1.600 kilómetros (unas 1.000 millas) el jueves desde Turbat, una localidad en la provincia de Baluchistán, para protestar por las desapariciones forzosas y las ejecuciones extrajudiciales en el el suroeste del país, una región marcada por la actividad miliciana.

Recomendados

Los manifestantes eran en su mayoría mujeres y algunas habían llevado a sus hijos, de entre 7 y 12 años. Las fuerzas de seguridad emplearon porras y cañones de agua para dispersarlos y detenerlos.

Querían llamar la atención sobre el caso de Balaach Mola Bakhsh, de 24 años, que murió en noviembre cuando estaba bajo custodia policial en Baluchistán. Según las autoridades, murió tras una emboscada miliciana sobre el vehículo que le trasladaba.

La policía dijo que Bakhsh llevaba explosivos cuando fue detenido. Su familia insiste en que es inocente y pide justicia para él. También dijeron que llevaba detenido desde octubre, mientras que la policía dijo que le había arrestado en noviembre.

El uso de la fuerza contra los manifestantes provocó indignación entre la población baluchi y provocó condenas a nivel nacional de activistas destacados de derechos humanos.

Organizadores de las protestas dijeron que cuando las docenas de vehículos que llevaban a los activistas llegaron a las afueras de Islamabad antes del amanecer, la policía utilizó cañones de agua en su contra y empezó a golpearles para impedir que llegaran al centro de la ciudad.

Durante el fin de semana, organizadores y manifestantes celebraron una sentada ante el Club de Prensa de Islamabad para condenar la violencia. “Cuatro policías mujeres con porras me golpearon”, dijo a la prensa Mahrang Baloch, una de las organizadoras. Ella y docenas de personas sostenían los retratos de personas detenidas por la policía y reclamaban su liberación.

El senador Mushtaq Ahmed y la activistas de derechos Farhat Ullah Baba asistieron a la sentada y condenaron el uso de la fuerza por parte de las autoridades.

“Estas manifestaciones pacíficas son víctimas del terrorismo de estado”, dijo Ahmed, añadiendo que cualquier ciudadano tenía derecho a protestar de forma pacífica en Pakistán.

La provincia de Baluchistán, que hace frontera con Afganistán e Irán, es rica en petróleo, gas y minerales y ha registrado una insurgencia de nacionalistas baluchíes desde hace más de dos décadas. En un principio, los nacionalistas baluchíes reclamaban una parte de los recursos de la provincia, pero más tarde iniciaron una insurgencia para pedir la independencia.

Según activistas de derechos humanos, los que reclaman una parte más grande de los recursos naturales de la provincia a menudo desaparecen tras ser detenidos por las fuerzas de seguridad.

Tags

Lo Último

Te recomendamos