Mundo

Juicio contra Musk lo muestra como mentiroso y visionario

SAN FRANCISCO (AP) — Elon Musk fue retratado el miércoles como un mentiroso que puso cruelmente en riesgo los ahorros de “personas comunes”, pero también como un visionario bien intencionado, mientras los abogados presentaban sus argumentos de apertura en un juicio en torno a la fallida compra de todas las acciones de Tesla para pasar la empresa a manos privadas.

Los abogados de ambas partes presentaron imágenes contrastantes de Musk ante los nueve miembros del jurado que escucharán el juicio durante tres semanas. El caso se centra en dos tuits que Musk publicó en agosto de 2018 en la plataforma que ahora posee.

Las publicaciones indicaban que Musk había conseguido el financiamiento para adquirir Tesla en un momento en que las acciones de la empresa caían debido a problemas de producción.

La posibilidad de una adquisición por 72.000 millones de dólares impulsó los precios de las acciones de la compañía, un impulso que terminó abruptamente una semana más tarde, cuando se volvió evidente que no tenía los fondos para cerrar el acuerdo. Entonces, los accionistas de Tesla presentaron una demanda en su contra, diciendo que los títulos de la compañía no habrían fluctuado tanto si no hubiera hablado de la posibilidad de comprar a la compañía a 420 dólares por acción.

Nicholas Porritt, un abogado que representa a Glen Littleton y a otros accionistas de Tesla en la demanda colectiva, no tardó en retratar a Musk como un villano ante los miembros del jurado.

“¿Por qué estamos aquí?”, preguntó. “Estamos aquí porque Elon Musk, presidente y director general de Tesla, mintió. Sus mentiras hicieron que personas comunes como Glen Littleton perdieran millones y millones de dólares”. Añadió que el tuit de Musk también perjudicó fondos de pensión y a otras organizaciones que poseían acciones de Tesla en ese momento.

El abogado de Musk, Alex Spiro, respondió que el marcado incremento en los precios de Tesla después de que se publicaron los tuits era principalmente un reflejo de la fe de los inversionistas en la capacidad de Musk para lograr sorprendentes hazañas, incluida la construcción de la empresa de vehículos eléctricos más grande del mundo al tiempo que también dirigía SpaceX, una empresa fabricante de cohetes espaciales.

“El señor Musk intenta hacer cosas que no se han hecho nunca antes. Todo el mundo sabe eso", dijo Spiro al jurado.

Spiro añadió que Musk había estado en pláticas avanzadas con representantes del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí para adquirir Tesla.

“No planeó tuitear eso”, dijo Spiro refiriéndose al comunicado de Musk del 7 de agosto de 2018. “Fue una decisión de último segundo” con la finalidad de ser lo más transparente posible sobre las negociaciones con el fondo saudí para un posible acuerdo.

Después de decir que se había “asegurado el financiamiento” para la compra de acciones, Musk publicó otro tuit que dejaba entrever que el acuerdo era inminente.

Littleton, un inversionista de 71 años originario de Kansas City, Missouri, fue el primer testigo en subir al estrado. Dijo que la afirmación de Musk sobre el financiamiento lo alarmó debido a que había adquirido inversiones en Tesla con el fin de recompensar su fe en que las acciones de la empresa automotriz eventualmente valdrían mucho más de 420 dólares.

Dijo que vendió la mayoría de sus acciones para reducir sus pérdidas, pero que de cualquier forma su portafolio de Tesla se desplomó en un 75%.

“El daño estaba hecho”, se lamentó. “Estaba en shock”.

La frustración de Littleton escaló en octubre de 2018, cuando arremetió contra Tesla por la tardanza en la entrega de los vehículos para algunos de sus sobrinos y sobrinas. Eso lo llevó a convertirse en el inversionista principal en la demanda.

“Al día de hoy sigo creyendo en Tesla. En verdad”, admitió.

Durante el interrogatorio, un abogado del consejo directivo de Tesla lo cuestionó en reiteradas ocasiones sobre si Littleton tenía razones legítimas para creer que la compra de acciones por parte de Musk era inevitable, pero el inversionista se mantuvo firme, aunque por momentos parecía confundido.

“'Financiamiento asegurado' era lo único que me importaba”, testificó. “Esa fue una declaración definitoria”.

Los tuits de Musk en 2018 también llamaron la atención de los reguladores de los mercados de valores, quienes llegaron a la conclusión de que fueron indebidos y de que estaba mintiendo. En un acuerdo, lo obligaron a pagar 40 millones de dólares y el pacto requería que dejara la presidencia de la compañía.

Tags

Lo Último

Te recomendamos