Locales

Para la Naturaleza adquiere 48 acres de alto valor ecológico en Patillas para su conservación

Será incorporado al Área Natural Protegida Marín Alto en Patillas

Terrenos adquiridos en Patillas para su conservación.

La organización Para la Naturaleza adquirió 48 acres de alto valor ecológico en la Sierra de la Guardarraya, en Patillas, que se incorporarán al Área Natural Protegida Marín Alto, mediante una subvención del Rain Forest Trust, con el objetivo de proteger varias especies amenazadas, en peligro de extinción y en peligro crítico de extinción y cuya distribución poblacional se limita al este de la isla de Puerto Rico.

El área está compuesta por un 42% de bosque secundario maduro. El 58% restante son arbustos y bosques montanos húmedos no calcáreos de hoja perenne y cafetales montanos húmedos de hoja perenne abandonados. El terreno recién protegido está situado en las laderas del Cerro La Torrecilla, el punto de mayor elevación de la Sierra de la Guardarraya. Estas tierras fueron utilizadas para la agricultura, sobre todo para el café de sombra y otros frutos. Su abandono durante más de cincuenta años promovió positivamente el estado natural del bosque.

Esta área recién protegida sirve de hábitat para varias aves migratorias y endémicas, invertebrados y anfibios. Asimismo, muchos de los arroyos de la zona son afluentes del río Patillas y del embalse de Patillas, que sirve como suministro principal de agua para aproximadamente 65,000 personas y es la fuente principal del sistema de riego de la región sur para las tierras de cultivo en los municipios de Arroyo, Patillas, Guayama y Salinas.

“La conservación de estas tierras ayudará a la conservación de la diversidad genética de la fauna silvestre en peligro de extinción protege el paisaje y asegura muchos servicios ecosistémicos, como la provisión de agua, y el secuestro de carbono”, dijo el licenciado Fernando Lloveras San Miguel, presidente de Para la Naturaleza.

Este hábitat podría representar el último nicho para los anfibios que se desplazan a mayores altitudes debido a la alteración de los patrones de temperatura y precipitación causados por el Cambio Climático. Todas las condiciones anteriores, sumadas al cambio constante en las políticas de conservación de Puerto Rico, hacen que la protección de Torrecilla sea crítica.

Rainforest Trust otorgó una subvención de $123,770 dólares para la adquisición de estos 48 acres de bosque húmedo secundario maduro de montaña. El Cerro La Torrecilla, es el punto de mayor elevación de la Sierra de La Guadarraya y parte de la Sierra de Pandura.

“La ampliación del Área Natural Protegida Marín Alto es importante para proteger y salvar muchas de las especies más amenazadas de Puerto Rico, a su vez, protege una importante cuenca hidrográfica en beneficio de las comunidades locales y la biodiversidad. Rainforest Trust se enorgullece de apoyar a Para la Naturaleza en esta labor”, dijo el doctor James Deutsch, director general de Rainforest Trust.

Estas dos cordilleras, ahora conservadas, cubren la parte oriental de la Isla y sólo existen cuatro áreas protegidas en su interior, Inés María Mendoza, Sierra de Pandura, Río Jacaboa y Marín, estableciendo una conectividad de conservación desde la costa hasta la montaña.

Las condiciones climáticas, edáficas y de elevación del sitio crean una rica composición paisajística de árboles nativos y endémicos arbustos, helechos, bromelias y orquídeas.

Sirve de hábitat para aves migratorias y endémicas, invertebrados (como el Lamponius portoricensis), reptiles (como Anolis gundlachi) y anfibios como el coquí común, coquí melodioso y el coquí de bronce, siendo estas dos últimas especies en peligro de extinción.

El microclima en el Cerro La Torrecilla crea un hábitat único y es uno de los pocos lugares donde estos tres anfibios coinciden, exhiben una inusual alta tasa de actividad con individuos vocalizando durante todo el día y representan el registro de mayor elevación para el coquí común.

En un inventario de un día se identificaron 174 especies: 22 aves, 7 anfibios, 6 reptiles, 10 invertebrados y 129 plantas. El 20% son endémicas, el 68% nativas y el 12% introducidas. El sitio soporta poblaciones de Ravenia urbanii, un árbol raro endémico restringido a la Sierra de Luquillo y la Sierra de Cayey

El sitio se encuentra en el barrio de Marín, en el Municipio de Patillas. A 7.2 kilómetros del centro de Patillas, Marín es una zona rural con una población de 890 habitantes (Censo, 2010).

La comunidad inmediata es Los Huertas y los residentes de este sector forman la Cooperativa de Trabajo Asociado Marín Alto (Mat Coop). Este proyecto de desarrollo económico comunitario, en convenio con Para la Naturaleza, utiliza 5 hectáreas del terreno del Área Natural Protegida Marín Alto para cultivar heliconia y otras plantas ornamentales.

Esta actividad representa su principal fuente de ingresos. Mat-Coop actúa como custodio del ANP Marín Alto, al que se incorporará el terreno recién conservado. Contar con el apoyo de la Cooperativa es también crucial para la inmersión de la comunidad en su manejo, conocer a sus vecinos e identificar las instalaciones, los servicios ofrecidos y sus necesidades.

La conservación del lugar asegurará la protección de la cabecera del río Patillas, que beneficiará directamente a los residentes del barrio de Marín y a la producción de Mat-Coop, pero también a más de 65,000 personas que dependen del río Patillas como su principal suministro de agua.

Tags

Lo Último

Te recomendamos