Locales

Federales acusan a hombre por entrenar perros pitbull para peleas ilegales

El hombre los entrenaba y les daba esteroides para los combates que se llevaban a cabo en Puerto Rico y otros países

Adulto mayor en riesgo vital tras ser atacado por dos perros pitbull

Las autoridades federales arrestaron a un hombre que se dedicaba a criar y entrenar perros para llevar a cabo peleas entre estos animales.

Un gran jurado federal en el Distrito de Puerto Rico emitió una acusación contra Antonio Casillas-Montero, conocido como “Stone City Kennel” por conspiración para viola la Ley de Bienestar Animal.

Según la acusación, Casillas junto a sus cómplices entre los cuales se encuentra un sujeto que vive en el estado de la Florida, han operado por más de 30 años en Puerto Rico y otros lugares el negocio “Stone City Kennel” que se dedica a la cría y pelea de perros pitbull en los Estados Unidos y otros países.

Stone City Kennel ha participado en más de 150 peleas de perros en lugares que incluyen Puerto Rico, México, Ecuador, Perú, República Dominicana, Nueva Jersey y Nueva York. En 2020, Casillas explicó que Stone City es “yo [y] mi socio en Florida”.

Según explicó Casillas, él no “recoge perros durante las peleas”, lo que significa que no saca a un perro que haya perdido una pelea.

A Casillas se le acusa de entrenar perros en Puerto Rico para las peleas, práctica que incluye el uso de esteroides en los perros de pelea, incluidos winstrol, metenolona y sustanon. Casillas también encadenaba perros tipo pitbull a ruedas para caminar o los hacía correr millas de distancia.

El acusado también enviaba a sus perros fuera de los Estados Unidos para que los entrenaran para las peleas. Esto incluyó enviar perros a St. Croix y Ecuador.

Algunas de las razones fueron, según Casillas, el riesgo asociado con el acondicionamiento de los perros en Estados Unidos y que tenía amigos en el extranjero que “trabajaban bien con los perros”. República Dominicana fue escenario de varias peleas de perros, a donde viajó Casillas. Después de una pelea en Santo Domingo, explicó que su perro murió después de que “fue golpeado con un sangrado en la nariz que nunca paró”.

Las peleas de perros podían durar más de una hora.

El demandado vendió perros tipo pitbull para empresas de peleas de animales, incluida una “campeona” hembra (una perra que ganó alrededor de tres peleas) por aproximadamente $20,000. Se negociaron otras ventas de perros por precios que oscilaban entre $1,000 y $10,000, con envío a los Estados Unidos continentales a través de un avión de carga por $200, además de los gastos veterinarios y de la perrera. Casillas alentó a los posibles compradores a volar a Puerto Rico para recoger los perros que tiene en su poder.

El 6 de octubre de 2022, cuatro perros tipo pitbull encadenados a estacas en el suelo cerca de barriles volcados fueron encontrados en una propiedad asociada con Casillas en Humacao, Puerto Rico.

De ser declarado culpable, Casillas enfrenta hasta cinco años de prisión. Un juez de un tribunal de distrito federal determinará cualquier sentencia después de considerar las Pautas de sentencia de Estados Unidos y otros factores legales.

“Las peleas de perros por entretenimiento y ganancias son el negocio organizado y atroz de criar y acondicionar perros para que peleen entre sí hasta que un perro mate al otro”, dijo el fiscal federal W. Stephen Muldrow.

“Más allá del sufrimiento innecesario que inflige a los animales, cobra un precio en los refugios de animales locales, las organizaciones humanitarias y la gente en general. Este arresto pone fin a las décadas de participación del acusado en este negocio ilegal y, con suerte, disuadirá a otros que buscan lucrar al obligar a los animales a pelear hasta la muerte”, añadió.

“Obligar a los perros a pelear, en algunas ocasiones hasta la muerte, no solo es un delito federal, también es cruel y despreciable”, dijo la agente especial interina a cargo de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés), Rebecca González-Ramos. “HSI permanecerá alerta y apoyará a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para llevar ante la justicia a quienes cometen estos crímenes atroces”, añadió.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la Oficina del Inspector General (USDA OIG) así como el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Investigaciones de Seguridad Nacional (ICE HSI) están a cargo de la investigación con la colaboración de Humacao Strike Force East; el Negociado de Bienestar y Protección de los Animales de la Policía de Puerto Rico del área de Arecibo; la División Cibernética del FBI en San Juan; la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); y la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos.

Tags

Lo Último

Te recomendamos